Deportes

El Sevilla encarrila su pase con Marko Marin en figura

Paixao adelantó a los polacos y Rakitic igualó el choque, muy reñido y abierto. En la segunda parte, Gameiro y el doblete del alemán sentenciaron (4-1).

el 22 ago 2013 / 23:49 h.

SEVILLA-SLASK WROCLAW 13-14 Marko Marín celebra su último gol. El Sevilla tendrá que dar la cara la próxima semana en Polonia, donde ni mucho menos le espera el paseo militar de Podgorica. El Slask Wroclaw le puso en serios apuros en este partido de ida del playoff disputado en el Sánchez-Pizjuán, donde la providencial actuación de Beto y los zarpazos de Rakitic, Marko Marin –en dos ocasiones– y Kevin Gameiro evitaron males mayores. El resultado final  (4-1) es bueno, bastante bueno, pero visto lo visto más vale ser prudentes. El conjunto polaco explotó las carencias del Sevilla a nivel defensivo y sólo cedió cuando acusó su desgaste al jugar con diez hombres desde el minuto 55. La gran actuación de Marin, autor de dos auténticos golazos, fue determinante. Mientras Beto lo paraba todo, el alemán sacó el violín para dar un recital: conducción de pelota, desborde, regate y definición. Espectacular su encuentro, clave para decantar la balanza. Eso sí: no le faltó ayuda, porque si bien es cierto que hay mucho, mucho que mejorar en defensa, nadie puede discutir a estos jugadores su entrega. Sin ella, sin el derroche realizado ante un equipo valiente y con orgullo, remontar el partido y poner este 4-1 en la eliminatoria habría sido absolutamente imposible. calieuropaEl Sevilla lleva tiempo necesitando centrales y si encima pierde a Pareja, pues con más razón. Se echa en falta –ya se vio ante el Atlético– una línea de atrás más sólida y solvente, aunque los problemas defensivos no son exclusivamente suyos, sino del repliegue de todo el equipo y de errores de concentración. Todo un martirio frente a un Slask que hizo daño y pudo hacer aún más. KONDOGBIA, KO. El regreso de Kondogbia al once era, sobre el papel, una garantía, pero el francés apenas duró 15 minutos sobre el césped. Emery tuvo que sustituirle debido a problemas estomacales. Iborra ocupó su plaza. Por delante, tres mediapuntas muy activos siempre: Jairo en banda derecha, Rabello en la izquierda y Marin detrás de Gameiro. El francés, al que hasta ahora sólo se había visto a cuentagotas, tuvo que maldigerir dos ocasiones claras desperdiciadas hasta que sonrió. Suyo fue el 3-1, un tanto providencial. El Slask, valiente y descarado, tardó poco en adelantarse en el marcador gracias a un testarazo de Paixao. El luso se anticipó a todos y no perdonó, a centro de Sobota (15’). El jarro de agua fría estimuló al Sevilla. Rakitic, Rabello, Jairo y Marin tuvieron el empate, no así acierto. Para colmo, los numerosos desajustes defensivos hicieron que el Slask se creciera. Beto, con una doble y milagrosa intervención, evitó el 0-2 a la media hora. El Sevila apretó aún más los dientes y empató. Rakitic sacó una falta lateral, el balón botó delante del portero y se coló (36’). Luego, tras el descanso, la expulsión de Dudú (55’) fue una auténtica losa para los polacos. Rakitic, onmipresente, lo intentó por alto y por bajo, pero hubo que esperar a que el más listo de la clase sacara lo mejor de sí. Marin apareció en el minuto 67 para internarse en el área por la derecha, levantar la vista y colar la pelota en la red tras golpearla con el exterior del pie con varios defensores delante. El gol no relajó al equipo. Gameiro tuvo la segunda y la tercera de su cuenta particular. El portero y el travesaño impidieron que marcase, aunque su insistencia tuvo premio. Iborra peinó un saque de esquina de Rakitic y el francés cabeceó la pelota en el segundo palo (3-1, minuto 85). La guinda la puso, cómo no, Marin. Lo hizo con otro golazo. Esta vez, regateando al guardameta en una loseta para alegría de un Sevilla y de una afición que sufrieron más de lo esperado. Ficha técnica: 4 - Sevilla FC: Beto; Diogo Figueiras, Fazio, Fernando Navarro, Alberto Moreno; Rakitic, Kondogbia (Iborra, m.15); Jairo (Bacca, m.62), Marin, Rabello (Perotti, m.75); y Gameiro. 1 - Slask Wroclaw: Gikiewicz; Ostrowski (Gavish, m.76), Pawelec, Kokoszka, Dudú; Kazmierczak, Stevanovic (Holota, m.79); Sabota, Mila; Plaku (Spahic, m.58) y Marco Paixao. Goles: 0-1, M.11: Marco Paixao. 1-1, M.36: Rakitic. 2-1, M.67: Marin. 3-1, M.85: Gameiro. 4-1, M.89: Marin. Árbitro: Manuel Gräfe (Alemania). Expulsó con roja directa al jugador del Slask Dudú (m.55) por hacerle falta a Jairo en una clara ocasión de gol. Además, amonestó a los locales Jairo (m.26), Marin (m.33) y Diogo Figueiras (m.76) y a los visitantes Marco Paixao (m.27), Stevanovic (m.35), Plaku (m.48) y Spahic (m.94). Incidencias: Partido de ida de la eliminatoria previa a la fase de grupos de la Liga Europa, disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán ante unos 25.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Antes de que concluyera la primera parte la Policía Nacional tuvo que actuar en la grada donde se concentraban los aficionados más radicales del Slask y practicó algunas detenciones.

  • 1