Deportes

El Sevilla termina los deberes en una semana

Las marchas de Capel, Acosta y la casi segura de Romaric aceleran la operación salida del club.

el 30 jul 2011 / 19:58 h.

La reciente cesión de Lautaro Acosta al Racing de Santander ha supuesto un nuevo paso en la evolución progresiva de la operación salida iniciada por el Sevilla el pasado mes de enero. Al margen de limpiar el vestuario de la gran mayoría de sus sueldos más elevados, y de jugadores conflictivos dentro de la plantilla en el plano extradeportivo, se ha conseguido también por parte de la dirección deportiva sevillista llevar a cabo una reforma deportiva acompañada de un rejuvenecimiento del plantel a un menor coste que el anterior.

Todo comenzó con la salida de Abdoulay Konko en enero, después de dos temporadas y media marcadas por la irregularidad y su controvertida personalidad. El jugador galo, propenso también a las lesiones, abandonó el Sánchez Pizjuán dirección Génova por 5,5 millones de euros, aunque bien es cierto que en su día costó nueve a las arcas sevillistas.

Poco después le llegó el turno a Luis Fabiano, quien regresó a Brasil lesionado y de momento ni siquiera ha reaparecido en los terrenos de juego. El Sevilla cifró el montante total de la operación en unos 13 millones de euros, incluyendo los siete kilos abonados por el Sao Paulo y otros tres provocados por la renuncia del jugador a su ficha completa de la temporada 2010/11. Terminada la temporada la lista de descartes se amplió, y aunque no todos han encontrado ya un destino, la velocidad en las salidas augura que no debe haber muchos problemas para completar el cupo. Sobre todo porque la prioridad era aligerar el presupuesto de gastos en fichas, y eso se ha conseguido con las salidas de Zokora, Sergio Sánchez, Romaric, Diego Capel o Lautaro Acosta.

Zokora se marchó al Trabzonspor dejando en la entidad nervionense seis millones de euros, cuatro menos de los que costó hace dos veranos, pero un precio bastante positivo si lo comparamos con los movimientos que el mercado está deparando este año. Después llegó el Málaga de Abdullah Bin-Nasser Al-Thani, quien sedujo a Sergio Sánchez y convenció a Del Nido con 2,5 millones de euros. En este caso el Sevilla ingresará en cuatro años casi lo mismo que en su día abonó al Espanyol, por un jugador que desapareció misteriosamente de los planes de Gregorio Manzano después de haber ganado su batalla cardíaca. Y por último le llegó el turno a Diego Capel. El Sporting de Lisboa es su nuevo destino a cambio de 3,5 millones de euros, con un irresistible contrato de cinco años a razón de 1,5 millones por cada año.

Más de 30 millones. En total los ingresos por traspasos han supuesto un beneficio para la economía del Sevilla de 30,5 millones de euros en estos últimos ocho meses, una cantidad bastante superior a la invertida en los fichajes de Medel, Rakitic, Del Moral, Trochowski o Cáceres.

Este es el lado positivo en esta operación salida, aunque haya obligado a reconocer unas inversiones previas demasiado elevadas para el rendimiento final de sus protagonistas. Los desequilibrios con Konko, Zokora o Romaric así lo dictaminan, ya que si se hace una comparativa entre lo que costaron al Sevilla sus fichajes, y lo recibido en la actualidad el desequilibrio es importante. Eso sí, para realizar este análisis al completo hay que valorar también el fuerte descenso que ha vivido el mercado de fichajes estos últimos tiempos.

En cualquier caso, el objetivo de la dirección deportiva del club nervionense se puede dar por terminado con una nota bastante positiva, sobre todo porque ni siquiera ha hecho falta entrar en el mes de agosto.

  • 1