miércoles, 19 diciembre 2018
03:41
, última actualización
Deportes

El Sevilla vive un punto de inflexión histórico

Elegir entrenador y remodelar la plantilla, prioridades de un club obligado a reducir su presupuesto tras el adiós a Europa.

el 06 may 2012 / 21:17 h.

Míchel y Del Nido, en la presentación del técnico.

"No se puede usted hacer una idea de lo que significaría no estar en Europa la próxima temporada. Ni barajamos esa posibilidad. ¿Un fracaso? No cabe la menor duda. Pero no lo tengo que decir yo. Con un presupuesto de 90 millones de euros, si no entramos en competición europea, es evidente que el fracaso sería mayúsculo". Lo que el presidente no quería ni imaginar se ha convertido en una cruda realidad. La temporada 2011/12 es ya un punto de inflexión histórico cuyas consecuencias están por ver pero no son nada halagüeñas.

En estos momentos, la prioridad es elegir entrenador y remodelar la plantilla. Todo ello al sol de un presupuesto de ingresos que se verá reducido tras quedar fuera de competiciones europeas, después de ocho temporadas consecutivas en ellas. La eliminación de la Europa League en primera ronda ya supuso dejar de ingresar cerca de 10 millones de euros, cifra que aumenta si se incluyesen los posibles patrocinios. Ahora, la mella será aún peor. Y con estos mimbres hay que remodelar del proyecto.

EL BANQUILLO: ¿APOSTAR POR MÍCHEL O RECURRIR A CAPARRÓS? Son los dos grandes candidatos al banquillo en estos momentos. Míchel ya no puede hacer valer lo firmado en su contrato -renovación automática en caso de ir a la Champions- y su futuro está en manos del club. Tanto José María del Nido como Monchi andaban muy contentos con su labor, pero el varapalo de quedar fuera de Europa es enorme.

"No creo que la diferencia fuese mucha con otro técnico", dijo Míchel el sábado. Su sensación es que no hay mimbres para pelear por metas altas. La cuestión ahora es saber si el club entiende que el madrileño ha hecho -en sólo tres meses- todo lo que estaba en su mano o, por el contrario, cree que podría haber sacado más fruto a este plantel.

Paralelamente, el nombre de Joaquín Caparrós suena por todos los rincones. Los Biris corearon su nombre durante el partido contra el Rayo, pero lógicamente eso no significa que el resto de la afición opine igual. Caparrós sonó como candidato al banquillo del Valencia, y éste, según las últimas informaciones, ha elegido a Mauricio Pellegrino. El utrerano, por tanto, no dirigirá a uno de los equipos que le pretendían. El otro es el Mallorca, que aún puede clasificarse para la Europa League. El club bermellón desea que continúe mientras Caparrós se deja querer y agota los días sin responder a la oferta de Serra Ferrer.

Parece improbable, en cualquier caso, que acepte una propuesta sevillista de una sola temporada, esa misma que el club ofreció a sus últimos técnicos. Otra cosa sería un proyecto a largo plazo: dos temporadas y alguna más opcional.

LA PLANTILLA: ¿PUEDE DAR MÁS DE SÍ O ESTÁ SOBREVALORADA? No son ni uno, ni dos, ni tres las personas que opinan que la plantilla ha estado muy por debajo de lo esperado, con independencia de quién fuese su entrenador. Hay futbolistas que, pese a sufrir altibajos, han dado un buen nivel, caso de Jesús Navas, Negredo, Medel, Manu, Navarro... Otros, en cambio, no han aportado lo que se esperaba: Reyes, Spahic, Coke... A todo ello hay que sumar circunstancias como la aportación de la vieja guardia (Kanouté, Palop, Escudé) o la sucesión de problemas físicos. El análisis da para mucho, pero la conclusión es que se esperaba mucho más de este plantel.

DINERO Y EXIGENCIAS: MENOS INGRESOS Y UN LISTÓN QUE SUPERAR. Del Nido y su equipo de colaboradores van a tener por delante una difícil misión: diseñar un proyecto que haga olvidar la desoladora temporada 2011/12 fichando jugadores de calidad que mejoren lo que hay. Además, deberá hacerlo ajustando muy mucho las cuentas debido a la pérdida de ingresos. El traspaso de Martín Cáceres a la Juventus -dejará más de 9 millones en las arcas- viene como agua de mayo y habrá que ver lo que ocurre con futbolistas como Koné, Romaric y otros por los que se puedan recibir ofertas. Tal como andan las cosas, más que nunca todo el mundo es transferible. Del Nido está a punto de cumplir diez años en el cargo, su cumpleaños más amargo hasta ahora.

  • 1