miércoles, 23 enero 2019
17:08
, última actualización
Cultura

"El sexo siempre supo colarse en la novela romántica"

Lana Valentí presenta ‘Panteras’, una historia de mujeres en la Inglaterra del XIX

el 03 may 2014 / 20:30 h.

15712993 Aunque asegura que no se pasa el día delante del ordenador ni mucho menos, Lena Valentí (Badalona, 1979) ha demostrado en los últimos años una productividad asombrosa. No solo ha logrado un notable éxito con su Saga Vanir, una colección de romances basados en mitología nórdica, y con Amos y mazmorras, serie afín al thriller erótico. Ahora, además, se atreve con una historia de mujeres luchadoras de la Inglaterra del siglo XIX, que acaba de ver la luz bajo el título Panteras (Plaza & Janés), y que presentó la pasada semana en Sevilla después de recibir una cálida acogida en Sant Jordi. La idea de esta novela surgió a iniciativa de la propia editorial, según ella misma explica. «Random House me pidió algo, y como no podía darle ni Vanir ni Amos y mazmorras, que tengo comprometidas por otro lado, pensé en algo diferente. Y como siempre he sido admiradora deJane Austen y de la época de Orgullo y prejuicio, me puse manos a la obra», recuerda. La trama gira en torno a Kate y Matthew, recién prometidos, cuya felicidad se pone en peligro cuando ella es acusada de mantener relaciones con José Bonaparte, hermano de Napoleón, y de ejercer de espía contra su país. Ni su padre ni su prometido hacen nada por impedir su detención. Una serie de circunstancias hacen sin embargo que Kate sea liberada y se ponga bajo la tutela de Ariel, líder de las llamadas Panteras, unas misteriosas y revolucionarias mujeres que la ayudarán a tomarse la revancha ante las injusticias sufridas. Valentí niega que haya querido hacer una novela feminista, sino «na obra sobre las personas, sobre nosotros como sociedad, y sobre aspectos culturales que tenemos que limar», explica la autora. Eso aunque, como es evidente, haya un claro mensaje de que la unión hace la fuerza, aunque muchas mujeres no se acaben de convencer de ello. «Muchas piensan como hombres», lamenta Valentí. «Están tan acostumbradas a vivir de una manera, y les cuesta entender que el camino no es ser tan poco empáticas y tan malas como a menudo somos con nosotras mismas». Sobre el auge del género romántico, la escritora afirma que «ha pasado de ser considerada pseudo-literatura de kiosco a lograr un boom con Crepúsculo y luego con 50 sombras de Grey, que se abre a un público más adulto. El sexo siempre supo colarse en la novela romántica, aunque también hay grandísimos títulos en el género que no son sexo, sexo y sexo». ¿Qué busca el lector en estos libros? «Puede que amores platónicos que creen que no van a vivir nunca, puede que vías de escape de una realidad que no les gusta. Pero todos encuentran algo», concluye.

  • 1