Deportes

El sexto título fue para el Sevilla juvenil

El Sevilla, acostumbrado como estaba a ganar títulos -cinco en los tres últimos años-, ya pensaba que este verano no tendría ninguno que llevar a sus vitrinas, pero no. Los juveniles de Ramón Tejada dieron al conjunto nervionense la Copa del Rey, la cuarta en su historia.

el 15 sep 2009 / 07:06 h.

El Sevilla, acostumbrado como estaba a ganar títulos -cinco en los tres últimos años-, ya pensaba que este verano no tendría ninguno que llevar a sus vitrinas, pero no. Los juveniles de Ramón Tejada dieron al conjunto nervionense la Copa del Rey, la cuarta en su historia, ante un Barcelona que controló sin premio la final casi desde su comienzo. Un gran tanto de Nene y un autogol del barcelonista Polaco en el descuento rubricaron la victoria.

Los chicos de Álex García comenzaron mandando y encerrando en su parcela a los de Tejada. A los cuatro minutos, Fontás tuvo en su cabeza el 1-0, pero su remate salió rozando el poste de la meta de Juan Martín. El Barcelona era dueño y señor de la situación, aunque su mayor control no tenía reflejo en el marcador. El Sevilla, por su parte, apostó por las acciones a balón parado para contrarrestar la mejor puesta en escena culé. Curiosamente, fueron los blancos los encargados de estrenar el marcador: jugada de Ríos por el costado zurdo que Nene aprovechó gracias a una magnífica volea.

Poco después, doble respuesta azulgrana sin consecuencias. Disparo colocado de Iago que Juan Martín blocó sin problemas y chut de Rochina desde la frontal tras un error de la zaga hispalense. En el tramo final de la primera parte, los de García trataron sin éxito de marcharse a la caseta con un mejor resultado, pero la fortaleza defensiva del Sevilla frenó una y otra vez las aproximaciones al marco rival de un Barcelona que se mostraba impotente para superar el entramado defensivo hispalense.

Tras el intermedio, sin cambios en ambas escuadras, continuó la misma tónica del primer acto. Un equipo que tocaba y tocaba sin recompensa ante otro que guardaba como oro en paño la ventaja adquirida en los primeros 45 minutos. En el 55, Hugo incluso perdonó el 2-0. Cuando ya se cantaba el gol en las gradas, el atacante hispalense mandó el esférico incomprensiblemente a las manos de Miño.

Corría el reloj y todo seguía igual. Fontás, en el 65, trató de sorprender a Juan Martín desde lejos, pero estaba claro que no era el día de los azulgrana. En el último cuarto de hora, con múltiples variantes tácticas en el bloque catalán, la mayor intendencia del Sevilla impuso su ley en unos compases finales en los que el Barcelona pagó caro su falta de suerte ante los tres palos de Juan Martín. La suerte también estuvo con el Sevilla, ya que Rochina llegó a estrellar la pelota en el larguero en la prolongación.

Y en el minuto 94, tanto en propia meta de Polaco al intentar evitar un mano a mano de Pukki contra el guardameta azulgrana. La algarabía entre los chavales de Ramón Tejada estaba más que justificada. El Sevilla, un año más, ya era campeón.

El brillante triunfo sobre el Barcelona pone el broche a una excelente temporada para el primer conjunto juvenil del Sevilla, que ya quedó primero en su grupo de la División de Honor con una amplia distancia sobre sus perseguidores. Luego no pudo ganar la Carrera de Campeones, pero se ha resarcido en la Copa del Rey con una trayectoria impecable que le ha llevado al título final. El equipo de Ramón Tejada se impuso primero a Las Palmas, en cuartos de final se deshizo de la Real Sociedad y en semifinales batió al Rayo Vallecano. El triunfo, cómo no, estuvo dedicado a Antonio Puerta.

  • 1