Local

El siniestro mortal del ‘Helimer’ apunta a un fallo humano

Aviación Civil descarta el error mecánico en el accidente de Almería

el 07 ene 2011 / 19:58 h.

TAGS:

Compañeros de los tripulantes fallecidos hace un año despiden a las víctimas.

La investigación para esclarecer las circunstancias en que se produjo el accidente de la aeronave Helimer 207, en el que fallecieron en enero de 2010 tres efectivos de Salvamento Marítimo, ha descartado los aspectos relacionados con el "funcionamiento del helicóptero" como "causa directa" y baraja, aunque aún está en estudio, una posible "desorientación espacial" como "factor de influencia" en el siniestro mortal.


La declaración provisional de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac), a la que tuvo acceso Europa Press, recoge que las inspecciones y estudios realizados hasta el momento hacen que las pesquisas de los expertos se centren ahora en los "aspectos operacionales" del vuelo de entrenamiento, que terminó fatalmente a cinco millas náuticas del litoral de la capital almeriense cuando la aeronave regresaba a la base. El primer informe emitido por los expertos de este organismo independiente al mes de producirse el accidente ya señaló que el aparato en el que viajaban el piloto y comandante José Luis López Alcalá, el copiloto Kevin Holmes y el rescatador Iñigo Vallejo, así como el operador de grúa Alberto Elvira, único superviviente, impactó contra el mar "en vuelo recto, estabilizado y actitud nivelada".


La declaración provisional ahonda en esta línea y señala que la investigación se concreta, al descartar el fallo mecánico en cualquiera de los elementos del helicóptero AgustaWestland AW139 operado por la empresa Inaer, en extremos como el estudio de los procedimientos de vuelo y gestión de los recursos en cabina establecidos por el operador, la adecuación de la tripulación a los procedimientos, la transición entre ejercicios propios de Salvamento y Rescate, y el vuelo normal, o las condiciones de formación y operación de los tripulantes en la compañía.


El informe, que según advierte este organismo es "susceptible de variación" ya que están inconclusas las pesquisas, detalla en ocho páginas de forma cronológica cómo se desarrolló el vuelo de entrenamiento nocturno de búsqueda y salvamento en el que sus cuatro tripulantes tenían programada la ejecución de tres ejercicios en aproximadamente dos horas y media a lo largo de las cuales fueron "buenas" las condiciones meteorológicas. El impacto contra el mar se produjo dos segundos después de que el copiloto confirmarse a la torre la intención de repostar de vuelta a la base, y dos minutos y diez segundos después de que iniciase el ascenso tras culminar el último de los ejercicios. Éste consistió en recoger del agua al rescatador que, simuladamente, había caído al agua durante las maniobras de izado de personas rescatadas en patera desde la cubierta de la embarcación Salvamar Denébola, que también participaba en el ejercicio.


Entre ambos momentos, y con la aeronave a 150 pies, se inició el aviso visual de peligro y el aviso acústico Landing Gear o tren de aterrizaje. El registrador de datos de helicóptero confirmó que éste fue desactivado dos segundos después. A continuación, se escuchó en cabina el aviso acústico de 150 pies e inmediatamente se perdió el contacto.

  • 1