lunes, 18 febrero 2019
19:23
, última actualización
Local

"El sistema sanitario peligra"

Un estudio económico de la Pablo de Olavide apoya el copago en la sanidad.

el 30 may 2010 / 18:21 h.

TAGS:

Sala de espera del centro de salud del barrio sevillano de las Tres Mil Viviendas.

Seguramente no sea el mejor momento para que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, haya dejado caer la posibilidad de establecer el copago en el sistema sanitario. Es decir, que aquellos ciudadanos que acudan al médico de cabecera o al especialista abonen una cantidad -pequeña- por cada consulta. Aunque la ministra quiso aclarar que no hay nada decidido aún, desde el Ministerio de Hacienda insistieron en que la medida "es posible".


Esta posible iniciativa gubernamental, que no obedecería a otra razón que el ahorro de dinero público, encuentra apoyo en un estudio realizado por la profesora de la Universidad Pablo de Olavide Paula González, aunque siempre que la cita haya sido derivada por el médico de cabecera a un especialista, y nunca para la atención primaria. El estudio de la profesora del Departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia económica, concluye que si se permite el libre acceso al médico especialista (como ocurre por ejemplo en Francia, Alemania o Bélgica), es necesario introducir el copago para disciplinar el acceso y evitar de esta manera un uso indiscriminado de la medicina especializada. En muchos casos, el médico de cabecera puede proporcionar un tratamiento adecuado para la dolencia del paciente sin que sea necesario derivarlo a un especialista, con el consiguiente aumento del gasto público que esto conlleva.


El estudio también refleja que el copago debería ser de mayor cuantía económica para aquellos pacientes que libremente opten por acudir al médico especialista que para los que acceden con un volante del médico de familia.
Esto ocurre en países de la UE donde actualmente está establecido el libre acceso al especialista como Bélgica, Dinamarca o Suecia. El punto de partida de la investigación se centra en un análisis comparativo entre dos modelos de sistema sanitario: el de libre acceso al especialista, existente en Francia o Bélgica, y el de paso obligatorio por el médico de atención primaria, presente en países como España o el Reino Unido.


comparaciones. El informe también incorpora a la comparación de estos sistemas de acceso al especialista otros dos aspectos importantes. Por un lado está la presión que ejercen los pacientes sobre el médico de cabecera, con la intención de que éste les remita al especialista. El otro factor incorporado aborda la información que tienen los pacientes con respecto a su enfermedad. "Si la dolencia es hereditaria, crónica o si se trata de una muela, a veces puede parecer ilógico tener un mediador que te dé un volante, con las esperas innecesarias que eso implica", señala González.


Con todos estos análisis, González, insiste en la conveniencia de establecer el copago por dos razones que afirma de forma tajante: "El sistema sanitario está en peligro porque el gasto y el endeudamiento es enorme", por lo que "parece inevitable" la utilización de copagos para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario. También González apunta que ese sistema de financiación no debe significar una discriminación hacia las personas que tengan rentas más bajas y a los colectivos más desfavorecidos dado que éstos deberían gozar de ciertas ventajas e incluso exenciones totales.


Además, insiste en que siempre supondrá un "reto difícil" establecer y articular este mecanismo debido a que hay que tener en cuenta demasiadas variables. Entre las principales:establecer criterios de equidad (cuánto debe pagar cada uno en función de su capacidad adquisitiva), definir cómo afectaría a los ciudadanos a la hora de acudir al sistema sanitario y, lógicamente, las necesidades del Estado.

  • 1