Local

El sobrino de una fallecida dice que estaba "muy bien atendida y limpia"

el 09 feb 2010 / 13:14 h.

TAGS:

José Alvarez Ruiz, sobrino de uno de los ancianos fallecidos a  consecuencia del incendio originado en la madrugada de hoy martes en  la residencia 'Aurora' --ubicada en el número 98 de la calle Marqués  de Nervión de la capital hispalense--, Francisca R.R., aseguró hoy  que su tía estaba "muy bien atendida y limpia".  

Según dijo a los periodistas, fue en torno a las 3,30 horas de la  madrugada de hoy martes cuando recibió una llamada de la abogada de  la residencia en la que le daba cuenta de los hechos y del  fallecimiento de su tía, que contaba con 91 años, viuda y sin hijos,  al tiempo que dijo no tener "queja ninguna de la atención" prestada  en la residencia, donde su tía estaba interna desde hacía más de  siete años.  

En este sentido, José Alvarez Ruiz anunció que el origen del fatal  incendio podría estar "en un cable del aire acondicionado", aunque  aclaró que la investigación está en manos del Juzgado de Guardia,  donde esta mañana acudió a declarar junto a familiares de otras de  las víctimas.  

Por otro lado, María Jesús, que fue la primera persona en alertar  del suceso a los servicios de Emergencias, describió a los  periodistas el "horror" vivido en la residencia, y explicó que se  percató de lo ocurrido cuando acompañaba a su hijo --que había  acudido a visitarla al colegio 'San Miguel' donde vive, y donde  contaba con una vivienda para cuidar al director del centro ya  fallecido-- a coger un taxi.  

"Llamé al 010 del Ayuntamiento, pero me dijeron que llamara al  112", según afirmó María Jesús, quien puso de manifiesto que su hijo,  Juan Salvador, de 30 años de edad, fue la primera persona en entrar  en la residencia tras el incendio, y le contó que había mucho  ancianos "que estaban muy mal", y que prestó la ayuda que pudo  mientras se personaba la Policía en el lugar de los hechos.  

Por último, María Jesús indicó que, transcurridos cinco minutos  desde que alertó a los servicios de Emergencias del fatal siniestro,  se personaron en la residencia los primeros coches policiales, y, a  continuación, los efectivos del Cuerpo de Bomberos.  

  • 1