El sobrino del expresidente González niega una retribución como "intruso" en Invercaria

Juan María González Mejías ha emitido un comunicado después de que la Fiscalía Anticorrupción haya pedido su imputación

el 05 jul 2014 / 12:26 h.

Juan María González Mejías, sobrino del expresidente del Gobierno Felipe González, ha negado haber percibido retribuciones como "intruso" en la empresa de capital de riesgo andaluza, Invercaria, después de que la Fiscalía Anticorrupción haya pedido su imputación al juez del caso Invercaria. En un comunicado, González Mejías ha declarado que "en ningún momento he sido notificado de manera oficial ni del informe de la unidad de Blanqueo de Capitales ni de la solicitud de imputación del Fiscal" y que "jamás durante mi carrera profesional he percibido retribuciones sin haber desempeñado mi labor profesional, como puede darse a entender al utilizar los conceptos 'trabajador fantasma' o 'intruso'". La petición de la Fiscalía Anticorrupción al juez de instrucción 16 de Sevilla se ha producido después de que un informe del Grupo de Blanqueo de la Policía diese cuenta de posibles "trabajadores fantasma" o "intrusos" como González Mejías por haber compartido durante meses el mismo cargo de director de Promoción con otro exdirectivo ya imputado, Cristóbal Cantos. Además, la Policía sostiene que Invercaria concedió préstamos personales a Cantos y González Mejías "por importes superiores a lo establecido en el convenio que regula las relaciones laborales". En su comunicado, González Mejías ha dicho que entre el 1 de julio de 2005 y el 10 de octubre de 2007 tuvo contrato laboral indefinido con Invercaria con la categoría profesional de Director de Promoción, "si bien, durante ese periodo presté mis servicios en el 'Observatorio de Empresas' ambos pertenecientes a la misma Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, algo perfectamente legal y de conocimiento público". Ha añadido que "jamás he percibido anticipo de nómina alguno de Invercaria por encima de lo establecido en el Convenio Colectivo de la empresa, ya que esta empresa carecía de dicho instrumento". En este sentido ha indicado que el informe de la Cámara de Cuentas de fiscalización del ejercicio 2009, el punto 42 del mismo aclara la inexistencia de este Convenio Colectivo y establece que "la Sociedad no disponía en el ejercicio 2009 de normativa interna reguladora de la concesión de préstamos al personal, entendidos como anticipos reintegrables. En todo caso el límite de los préstamos ascendía a 30.000 euros". Respecto a la cuantía recibida por la liquidación de su contrato, González Mejías ha señalado en su nota que "estos conceptos se ajustan a la más absoluta legalidad, están totalmente declarados ante la Hacienda Pública y que en ningún caso percibí cantidades superiores a las que me correspondían". Según el atestado, Cristóbal Cantos y González Mejías "coincidieron con el mismo contrato" entre el 1 de noviembre de 2005 y el 10 de octubre de 2007, por lo que "necesariamente debe considerarse a González Mejías como un trabajador fantasma o intruso, es decir, que constando formalmente como trabajador dado de alta en la Seguridad Social en realidad no presta servicio de forma efectiva en la empresa". Invercaria concedió a González Mejías y Cantos unos préstamos personales superiores a los establecidos en convenio y luego se los condonó "incluyendo en la última nómina, antes de la extinción de la relación laboral, cuantías o conceptos desproporcionados y coincidentes con las deudas pendientes", según el atestado que ha servido para que Anticorrupción solicite la imputación de ambos.

  • 1