Deportes

El sorteo de hoy desvelará la incógnita del número dos español

La duda de quién acompañará en el equipo español a David Ferrer en los individuales en la primera jornada del viernes de la final de Copa Davis, bien Fernando Verdasco o Feliciano López, es el debate en esta eliminatoria que decide el título. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 18:37 h.

La duda de quién acompañará en el equipo español a David Ferrer en los individuales en la primera jornada del viernes de la final de Copa Davis, bien Fernando Verdasco o Feliciano López, es el debate en esta eliminatoria que decide el título, la primera entre dos países de habla hispana y la primera que se disputa en latinoamérica.

A punto para el sorteo que tendrá lugar hoy en el hotel Provincial a las 13:00 horas locales (17.00 horas en España), por parte de Argentina todo parece claro y serán David Nalbandián y Juan Martín del Potro los que saltarán en el primer día a la pista azul de superficie acrílica instalada en el Estadio Islas Malvinas de Mar del Plata, con un aforo de 11.132 localidades, con todo vendido ya y oliendo aún a pintura fresca en el recinto.

Alberto Mancini, capitán del equipo argentino, lo tiene más fácil que su colega Emilio Sánchez Vicario. Sabe ya de antemano Luli que el de Unquillo y el de Tandil son sus valores seguros para los individuales, a pesar de que Delpo interrumpió ayer su sesión al morderse la lengua durante un peloteo y sangrar copiosamente. Emilio aún no ha comunicado a sus pupilos si se ha decantado por Fer o por Feli, y ayer dieron una nueva vuelta de tuerca a sus entrenamientos, como siempre muy temprano, comenzando a las 09:00 horas y hasta las 13:00.

Feliciano y Fernando parecen los dos preparados para la llamada. El toledano saltó a la pista con sus auriculares escuchando música, quizás para abstraerse de la atención y el jolgorio que se vive en las gradas en cada práctica de ambos equipos, con casi 2.500 aficionados aplaudiendo las jugadas, y disfrutando con sus ídolos.

En el entrenamiento de ayer también participaron David Ferrer y Marcel Granollers, ayudados por Santiago Ventura, con todos los entrenadores de ambos alrededor, David de Miguel, José Perlas y Javier Piles. Ferrer provocó un estallido de júbilo cuando al acabar su entrenamiento subió a los graderíos a firmar autógrafos. Entonces una avalancha de casi 200 niños que hicieron un alto en sus colegios, se arremolinó entorno al jugador de Jávea, lo que produjo un cierto desasosiego entre los agentes de seguridad.

El mismo susto sufrió el equipo argentino cuando Del Potro, en un movimiento incontrolado, se mordió la lengua y comenzó a sangrar en la pista, al poco de haber iniciado la práctica con David Nalbandián. El de Tandil abandonó el recinto a los pocos minutos, pero su herida no parece de gravedad.

El equipo argentino cree a pie juntillas que será Feliciano quien actúe como número dos del equipo español. Y así lo dejaba caer el entrenador de Del Potro, el ex jugador Franco Davin, quien confesaba que aunque su pupilo llega a esta final con el "tanque de reserva", también "está con la mente limpia" para afrontar este cierre de una gran temporada redondeada con cuatro títulos y su participación en la Copa Masters.

"Con Feliciano los puntos serán mucho más cortos, porque basa casi todo en su saque y viene de hacer una gran temporada en pista cubierta. Con Verdasco sería diferente, más intercambios y más trabajo para Juan Martín", aseguró.

No jugar puede ser una decepción asumida para Fernando Verdasco. "Te puede fastidiar más o menos, a todos nos gusta jugar al tenis y una final de Copa Davis, es lo que sueñas cuando eres niño. Pero los cuatro no podemos jugar individuales o dobles, hay que mirar por el bien del equipo. Lo importante es sacar la Copa y llevárnosla para España", dijo.

"Veo a todos bien, a David, Feli, Marcel e incluso Santi Ventura, yo creo que todos estamos bien adaptados a la pista. La superficie es una mezcla entre madera y plástico y no tiene la arenilla que Madrid y París, y esto hace que el bote sea más bajo. Dicen que es como la de Nyon, pero yo nunca he jugado allí".

  • 1