Deportes

Ferrer se quedó a dos centímetros de ganar a Murray en Miami

El 'ojo de halcón' dio por bueno un remate del escocés a la línea en una bola de partido para el español.

el 31 mar 2013 / 20:11 h.

david ferrerEl tenista escocés y nuevo número dos del mundo, Andy Murray, se ha hecho con el título en el Masters 1.000 de Miami, segundo de la temporada, después de romper el sueño del español David Ferrer en la final, al que venció por 2-6, 6-4 y 7-6 (7-1), consiguiendo su octavo torneo de esta categoría y el segundo de la temporada. Ferrer ya avisó cuando venció a Tommy Haas en semifinales de que debía empezar el partido “muy concentrado”. Y así lo hizo. El de Jávea arrancó la final jugando al máximo nivel, manejando a Murray y llevándolo de un lado a otro de la pista. El escocés cometió errores desde el primer juego y Ferrer se aprovechó de ello para hacerse con un break a las primeras de cambio, después de que Murray desperdiciara dos oportunidades en el primer juego. Ferrer disfrutó de los mejores minutos del torneo, lo que llevó a firmar un 5-0 definitivo. Murray tenía claro desde la mitad del primer parcial que debía centrarse en el inicio del segundo. Consiguió sembrar las dudas sobre el saque de Ferrer con un 0-30, pero el alicantino las solventó (1-0). Sin embargo, el de Jávea no pudo controlar durante mucho tiempo a Murray, al de verdad, que apareció para hacerse con un break y situarse con 3-1. El alicantinto desperdició dos bolas de ruptura en el sexto juego (4-2), pero utilizó la siguiente que tuvo para igualar (4-4). La intensidad del juego había crecido considerablemente con respecto al primer set y el público demandaba un tercero, deseo que cumplió Murray. El partido se descontroló al inicio del tercer parcial. Ni Murray ni Ferrer supieron mantener los nervios y se golpeaban el uno al otro continuamente, sin guardar la calma cuando debían hacerlo. El escocés arrancó con un break pero era incapaz de confirmarlo con su saque (1-1), algo que se volvería a producir en los dos juegos siguientes (2-2). Y también en los siguientes (3-3). En total, seis rupturas en seis juegos, algo muy poco habitual en una final de un torneo masculino. Hasta que Ferrer rompió la tónica que había dominado hasta el momento, conservando su servicio (4-3). Murray conseguía la igualada (4-4) para después volver a las andadas. El escocés se hizo con una nueva ventaja con un break y sirvió para cerrar el partido por 6-4, pero las dudas volvieron a sobrevolar su servicio. El ánimo de Ferrer había cambiado por completo, se vino arriba y tiró de casta para imponerse en su saque (6-5). Con Murray haciendo gestos de lesión, el español perdió una bola de partido por culpa del ojo de halcón. La bola tocó la línea por unos dos centímetros. Ese punto abatió y desconcentró a Ferrer, que sucumbió en el tie break.

  • 1