Deportes

Las 'guerreras' se jugarán el oro con Noruega

La portera Silvia Navarro sustenta a España ante Montenegro, la vigente campeona y se 'venga' así de la derrota en los Juegos de Londres.

el 19 dic 2014 / 20:55 h.

guerreras_EP Las 'guerreras' celebran la victoria ante Montenegro. Foto: Europa Press La selección española de balonmano femenino jugará la final del Campeonato de Europa de Hungría y Croacia 2014 después de doblegar (18-19) este viernes a Montenegro, un choque  de semifinales en el que las de Jorge Dueñas brillaron en la primera mitad y aguantaron el empuje de su rival en la segunda, contando con una prodigiosa Silvia Navarro en portería. Las guerreras, bronce en el Mundial 2011 y en los Juegos 2012, alcanzaron la segunda final de un Europeo, tras la plata lograda en  Macedonia 2008, y se medirán a Noruega o Suecia en la final del domingo. España, que se vengó de la derrota en las semifinales de los Juegos de Londres, maniató a las de Dragan Adzic en una primera mitad en la que llegaron a gozar de siete goles de ventaja. El buen arranque de las de Dueñas se alargó durante una primera mitad espectacular. Hasta ocho minutos tardó la campeona de Europa en hacer su primer gol, presa de los nervios y la intensidad de las españolas, con las ayuda en defensa multiplicándose. Marta Mangué y Nerea Pena indicaron el camino con los primeros goles y pronto Sandy Barbosa, espectacular también en tareas defensivas durante todo el  partido, alargó su despertar en el torneo ante Dinamarca (2-4). Además, por enésima vez en los partidos de las guerreras, Silvia Navarro no tardó en comenzar su recital bajo los palos. La ayuda  inestimable de la valenciana permitía a las suyas engordar un  marcador soñado por las de Dueñas, que alcanzaba los cinco tantos de  ventaja (3-8) mediada la primera mitad con dos tantos seguidos de Eli Chávez. La pájara montenegrina deseaba ya el descanso después de verse hasta siete abajo (5-12). Montenegro se vio contra las cuerdas y dio el último arreón para  ponerse a un tanto a falta de dos minutos. Sin miedo escénico y con  la experiencia de unas guerreras que vuelven a pelear por la cita continental seis años después, España aguantó el tipo con la importancia de Eli Pinedo transformando los últimos tantos.

  • 1