Deportes

El sueño que partió en Aveiro

El Caja tiene en la mano su primera final europea tras un camino de 24 años y 93 partidos.

el 29 mar 2011 / 19:48 h.

29 de septiembre de 1993. Pabellón de Esgueira, en Aveiro, al noroeste de Portugal. 1.200 espectadores. Chinche Lafuente, Carlos Montes, Brian Jackson, Darryl Middleton, Steve Trumbo, Nacho Azofra, Raúl Pérez, Chus Llano, Quique López y Javier González.

José Alberto Pesquera conducía un excelente equipo en un club con apenas seis años de existencia que en tan corto espacio de tiempo debutaba en competición continental, concretamente en la Copa Korac.

Hubo victoria (74-95), con 22 puntos de Middleton, que con 44 años aún sigue en activo en el Power Electronics Valencia, y otros tantos de Raúl Pérez, ahora encargado de las relaciones institucionales de la entidad del San Pablo. En Sevilla rubricó la clasificación para los dieciseisavos de final y comenzaba así un camino que encuentra, 24 años y 93 partidos después, su punto culminante.

Hoy, en el sureste de Ucrania, cerca del Mar Negro, ante el Budivelnik, el Cajasol de Joan Plaza tiene en su mano el pase a su primera final continental, la Final Four de Treviso (16 y 17 de abril). Un escaparate inédito, grandioso, el que verdaderamente curte el prestigio de un club de baloncesto. El Caja ha estado en finales de Liga ACB (dos veces) y de Copa del Rey (una vez) pero nunca ni tan siquiera cerca de sentirse protagonista de la lucha final por un título continental.

Es una oportunidad de oro, porque además afronta el partido de vuelta con 18 puntos de renta (67-49), tras una ida en la que demostró una evidente superioridad en casi todas las facetas del juego sin realizar siquiera un encuentro notable. Conclusión, sólo el Caja puede echar a perder esta ocasión histórica.

Joan Plaza llama, no obstante, a la prudencia. Llega con sus dos jugadores americanos con problemas físicos. Paul Davis se ha recuperado aunque sigue acusando molestias en la parte baja de la espalda, tras un golpe en la zona de la cresta ilíaca que le ha hecho rememorar una antigua lesión en su época de universidad que le llevó incluso al quirófano. Más problemática es la cuestión Bullock, por su dolencia en el anillo inguinal que no le permite estar ni siquiera a la mitad de sus posibilidades.

Pero, como El Cid Campeador, sea como sea estará sobre el parquet para ayudar. Más allá de ello, Zan Tabak, entrenador ayudante de Plaza, advertía en el largo vuelo hacia Dnipropetrovsk que si el Caja no hace las cosas adecuadas conforme a las características atípicas del juego del Budivelnik, podrían pasarlo mal hoy en el DS Meteor. Le preocupa el juego al poste bajo para Betts y Anisimov, y ese baloncesto un tanto anárquico que dificulta la disposición defensiva.

Por otro lado, el equipo de Josep Maria Berrocal basa su idea de juego, sobre todo en la Eurocup, en un ritmo lento que obligue a jugar el partido en un marcador de anotación baja, donde encuentra sus opciones de victoria más fácilmente.

Esa estrategia no le servirá hoy, puesto que tienen que remontar la nada desdeñable cifra de 18 puntos. No quiere decir que no sepan, ni puedan, ganar duelos con marcadores altos, y de hecho vienen de ganar en la superliga ucraniana por 103-56, aunque con un rival que nada tiene que ver con un equipo ACB. Siempre que han estado al borde del KO en la Eurocopa, han salido adelante en el último partido y es obvio que no se van a rendir.

Y luego está la irregularidad del Cajasol, capaz de echar por tierra una ventaja de 18 puntos ante el Fuenlabrada, de no ser capaz de defender los 11 de renta en Treviso para acabar líder de grupo en el Last 16, que acumula cuatro derrotas seguidas en la ACB... Esa tendencia a la dispersión sería ridícula cuando se trata de hacer historia. 

  • 1