miércoles, 14 noviembre 2018
22:39
, última actualización
Local

El Supremo condena a nueve años a un hombre por abusar de sus tres hijos menores

El tribunal considera que abusó "de modo reiterado y dilatado en el tiempo".

el 16 jun 2012 / 09:11 h.

TAGS:

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena a nueve años y  nueve meses de cárcel a un hombre por abusar sexualmente de sus tres  hijos de nueve, seis y un año de edad, en la localidad sevillana de  Los Palacios y Villafranca, para lo que se valía de la ausencia  "ocasional" de su pareja sentimental y madre de los pequeños.  

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sala  de lo Penal del Supremo considera probado que, entre los años 2005 y  2007 y "movido por el ánimo de satisfacer sus libidinosos deseos",  abusó sexualmente de sus tres hijos menores de edad --nacidos en  1996, 1999 y 2004-- "de modo reiterado y dilatado en el tiempo".

Así, el acusado llevaba a cabo los abusos sexuales en el propio  domicilio de Los Palacios, el granero anejo al mismo o en el campo,  "valiéndose de la ausencia ocasional de la madre y procurándose el  resguardo con respecto al conocimiento de terceros".  

De este modo, "con el fin de facilitar la ejecución de sus  impúdicos propósitos y de ocultar a los menores el alcance y desvalor  de sus actos", les decía "que se trataba de pasatiempos" y  aprovechaba "para tocarle los órganos genitales y zonas íntimas, al  tiempo que les pedía que le tocaran a él los genitales".

También "les hacía realizar el 'juego de la bruja', siendo la  bruja su miembro viril en erección, que los menores debían tocar y  manipular", añadiendo que los menores accedían a sus requerimientos  "al desconocer el significado de los mismos y amparados por la  relación paterno filial que les une con el procesado", quien, "para  lograr la impunidad de su clandestina conducta, les transmitía la  idea de que se trataba de algo secreto que no debían contar a nadie".  

El Supremo señala que estas conductas han desencadenado en sus  hijos elevados niveles de ansiedad, conductas agresivas, rebeldía y  determinadas reacciones de estrés postraumático, pudiendo además  afectar a su futuro desarrollo e identificación sexual, secuelas  todas ellas que han requerido el adecuado tratamiento psicológico.  

Para condenar al acusado, el tribunal tiene en cuenta la  "verosimilitud" de la declaración de los menores, las cuales "vienen  corroboradas" por varios testigos y por la propia madre de los  afectados, todo lo cual "ha permitido alcanzar la convicción, de  ningún modo arbitraria, de que el acusado había cometido continuados  abusos en las personas de sus tres hijos".  

El Supremo rechaza los recursos interpuestos contra la sentencia  de la Audiencia Provincial por la defensa y por la acusación  particular, y en este último caso dice que los informes elaborados  por los técnicos "de ningún modo acreditan que el imputado hubiera  realizado penetración oral" a uno de sus hijos, "máxime" cuando la  Audiencia Provincial "pudo escuchar en el juicio el testimonio de dos  de los hijos, que negaron tal penetración".   
Por todo ello, condena al acusado a tres años y tres meses de  cárcel por cada uno de los tres delitos continuados de abusos  sexuales, mientras que también le retira la patria potestad durante  cuatro años y le prohíbe aproximarse a sus hijos a menos de 500  metros durante cinco años. Además, deberá pagar una indemnización de  36.000 euros por los perjuicios morales causados a los pequeños.  

  • 1