Local

El Supremo no dirá si Garzón puede buscar la fosa de Lorca

Aplaza el fallo por parecerse a la denuncia contra el juez por investigar el franquismo

el 16 abr 2010 / 19:07 h.

TAGS:

Un geólogo delimita la zona de la fosa de Lorca.

La causa que se tramita contra el magistrado Baltasar Garzón por un posible delito de prevaricación al investigar los crímenes del franquismo ha obligado a suspender temporalmente la decisión que tenía que adoptar el Tribunal Supremo sobre si Garzón era o no competente para ordenar la apertura de la fosa donde se cree está enterrado el poeta Federico García Lorca.

Según una providencia hecha pública ayer, el Alto Tribunal ha estimado no resolver aún este tema, porque el objeto del asunto a investigar "está directamente relacionado con los hechos que se instruyen" sobre las investigaciones de Garzón acerca del franquismo. El juez está imputado por prevaricación a partir de una querella presentada por el sindicato de ultraderecha Manos Limpias, la asociación Libertad e Identidad y el grupo fascista Falange. El Supremo estima que "procede suspender" el curso del procedimiento sobre las cuestiones de competencia hasta que se resuelva el proceso contra el magistrado.

Garzón inició desde la Audiencia Nacional la investigación sobre una serie de desaparecidos durante el franquismo y la Guerra Civil, incluido el poeta granadino Federico García Lorca. Pero una vez hubo iniciado el proceso, se percató de que no tenía competencias para continuar con la investigación, y acto seguido se inhibió en favor de los juzgados provinciales de las provincias donde se suponía estaban enterrados los desaparecidos: La Coruña, Asturias, Badajoz, Burgos, Castellón, Córdoba, Granada, Huelva, Huesca, León, Lugo, Madrid, Navarra, Palencia, Pontevedra, Salamanca, Soria, Toledo, Zamora, Zaragoza, Alicante, Valencia, Manacor y Palma de Mallorca. En la mayoría de estos lugares la investigación de las fosas se mantiene paralizada.

Sin embargo, un juzgado de Granada y otro de El Escorial (Madrid) no aceptaron la inhibición del juez Garzón en las causas que éste les había entregado -incluida la posible exhumación de los restos de Lorca-. Ambos juzgados entendían que Garzón sí era competente para investigar esas desapariciones, porque entendían que se trataba de un delito "permanente de detención ilegal sin dar razón de paradero", lo cual encajaba en el contexto de crímenes contra la Humanidad. Así que devolvieron la competencia al juez de la Audiencia Nacional, y Garzón remitió el caso al Supremo para plantearle este conflicto de competencias.

Es este punto sobre el que el Supremo no se va a pronunciar por ahora, porque el trasfondo del asunto -si Garzón es o no competente para investigar las consecuencias del franquismo- condiciona la causa abierta contra el juez por posible prevaricación.

  • 1