domingo, 21 abril 2019
13:59
, última actualización
Local

El Supremo ordena repetir el juicio contra un padre absuelto de violar a su hija en Alcalá

El Tribunal Supremo ha ordenado a la Audiencia de Sevilla que juzgue de nuevo a un padre, vecino de Alcalá de Guadaíra, acusado de violar a su hija de ocho años y que fue absuelto porque el ADN encontrado en la vagina de la niña no era suyo y por la sospecha de que los Servicios Sociales "indujeron" la acusación de la menor.

el 01 may 2010 / 20:14 h.

TAGS:

El Supremo, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, ordena repetir el juicio con una composición del tribunal diferente y tras volver a considerar la declaración como testigos de tres psicólogas que trataron a la niña y dos biólogos que analizaron los restos de ADN.

El padre, A.R.R., se enfrentó a una petición del fiscal de 15 años de cárcel pero fue absuelto porque una exploración médica detectó una reciente desfloración de la menor y lesiones por desproporción de órganos genitales, en una agresión sexual cometida cuando la niña vivía con unos familiares y el acusado tenía prohibido acercarse a ella.

La Audiencia dijo en su veredicto que "no podía sustraerse a la sospecha" de que cuando la niña prestó declaración "pudiese estar influenciada por el entorno vital en el que se desenvolvió durante el último año", cuando estaba cuidado de los servicios sociales de la Junta.

El Supremo ha aceptado el recurso de la Junta de Andalucía, como titular de la custodia de la niña, que alegó vulneración de su derecho a la tutela judicial al haberle denegado la declaración en el juicio de dos psicólogas que la trataron y de la educadora del Centro de Acogida para pronunciarse sobre su credibilidad.

"El discurso del tribunal sobre la credibilidad de la víctima podría verse fuertemente enriquecido si oye a los peritos que profesionalmente estuvieron en contacto con ella", dice el Supremo, que reprocha a la Audiencia sevillana no haber motivado su rechazo de los testimonios.

Además, la Junta pidió que declararan dos biólogos que analizaron el vello púbico y restos biológicos hallados en la niña y que descartaron su pertenencia al padre, pero no a "otro familiar emparentado por vía materna". No obstante, en otro punto de su informe aseguraron que el ADN masculino hallado "debe tener un origen diferente a cualquiera de los mencionados", contradicción que según el Supremo debe ser "debidamente" explicada.

Los padres perdieron la tutela de su hija después de que el hospital de Valme detectara, en junio de 2004, que había sufrido agresiones sexuales. Un informe ginecológico, realizado un año después, había detectado que la pequeña había sufrido la rotura del himen y "abusos sexuales recientes por contacto genital, con penetración completa de un varón adulto y desproporción anatómica de genitales".

  • 1