Local

El Supremo ratifica la retirada de conciertos a colegios que segregan por sexo

La Junta no seguirá financiando a los concertados que discriminan por sexo. Las sentencias afectan a Elcható, al Molino Azul y al Ribamar de Sevilla

el 25 ene 2013 / 18:20 h.

TAGS:

A un mes del proceso de escolarización, el Tribunal Supremo acaba de emitir tres sentencias que amparan la retirada de la financiación pública a seis colegios que prohíben la entrada a uno de los dos sexos: tres centros sevillanos y tres cordobeses. El tribunal se remite a su jurisprudencia, que ya plasmó en un fallo del verano pasado. Las escuelas exclusivas de niños o niñas no pueden seguir recibiendo fondos públicos. Hay 12 centros en Andalucía que aún tienen implantado el modelo de educación diferenciada, los 12 acudieron a los tribunales en 2009 cuando la Junta amagó con no renovarles el concierto, y ese largo proceso judicial culmina ahora, con tres sentencias firmes a favor de la Junta. Los tres de Sevilla son: el Molino Azul (Lora del Río), Elcható (Brenes) y Ribamar (Sevilla capital). Los tres de Córdoba: Torrealba (Almodóvar del Río), Yucatal (Posadas), y Zalima (Córdoba capital).

En las sentencias, que se hicieron públicas ayer, el Supremo tumba el recurso del Tribunal Superior de Justicia andaluz (TSJA) que dio la razón a los colegios en contra de la Consejería de Educación. La sección tercera del TSJA, muy beligerante con la política educativa de la Junta, anuló las dos órdenes que la consejería aprobó en 2009, en las que denegaba la renovación de los conciertos por otros cuatro años. Aquel curso, Educación sólo les renovó la subvención un año a los concertados con enseñanza diferenciada y condicionó la extensión de las ayudas los otros tres años al requisito de que escolarizasen a alumnos de ambos sexos el curso siguiente. No ocurrió así, claro, y el asunto se escolló en los tribunales. Cuatro años después, las escuelas que segregan a su alumnado por sexos siguen recibiendo fondos públicos. Pero aparentemente el recorrido judicial ha llegado a un punto de no retorno. Valga de ejemplo este párrafo de la sentencia donde se desmontan los principales argumentos de la patronal concertada y de las familias que defienden el derecho a elegir la escuela de su hijo: "Nadie puso en duda la legitimidad la educación diferenciada", dicen los jueces, "cuestión distinta es que a partir de la entrada en vigor de la LOE (2006) sea posible que esos centros privados puedan tener la condición de concertados sostenidos con fondos públicos, cuando expresamente en el régimen de admisión de alumnos se prohíbe la discriminación por razón de sexo. Este precepto en nada se separa del contenido del artículo 14 de la Constitución [igualdad ante la ley] del que es trasunto fiel a la hora de enumerar las discriminaciones que proscribe. Y esa imposibilidad de obtener conciertos tampoco perturba ningún derecho constitucional de los padres que conservan el derecho de libre elección de centro y el de los titulares de la creación de centros con ideario propio, y sin que se vulnere el artículo 27 de la Constitución [libertad de enseñanza] porque determinados centros no puedan acceder al concierto si no reúnen los requisitos que la Ley establece".

La LOE sigue en vigor, aunque el Gobierno está tramitando una norma bien distinta que abrirá la puerta de nuevo a la concertación de colegios con educación diferenciada. Pero esa nueva ley tardará todavía un año en entrar en vigor. La Junta se ampara en la legislación educativa actual y en las sentencias del Supremo para fulminar las subvenciones a los colegios que segregan por sexo. La consejera Mar Moreno pretende anunciarlo antes de marzo. Cuando ocurra, los 12 concertados no se convertirán en centros privados de la noche a la mañana. La retirada de la subvención afectará sólo a los cursos inferiores (primero de Infantil) e irá progresivamente desapareciendo año tras año. Moreno ha insistido en que éste no es el objetivo primordial de su departamento y ha vuelto a animar a los colegios afectados a adoptar la enseñanza mixta.

  • 1