Local

El Supremo rebaja en nueve años la pena para el joven acusado de violar y asesinar a una anciana en el Parque Alcosa

el 03 jul 2012 / 13:06 h.

TAGS:

Casi nueve años menos de condena. Esa es la decisión que ha tomado el Tribunal Supremo después de revisar la sentencia que condenaba a 29 años y once meses de prisión a Borja B.O. por violar y asesinar de 21 puñaladas a una anciana de 78 años, vecina suya en la barriada del Parque Alcosa, el 6 de junio de 2010. Para los magistrados debe aplicarse a la condena una rebaja porque el joven actuó "bajo un estado de intoxicación derivado del consumo abusivo de drogas y alcohol" y le imponen 21 años de cárcel por ambos delitos.

El joven, que cuando ocurrieron los hechos, tenía 22 años fue condenado por la Audiencia Provincial a 21 años de asesinato y a ocho años y once meses de prisión por la violación. La Audiencia consideró entonces que al joven se le debía aplicar la atenuante por drogadicción, pero el Supremo considera que debe elevarse y estimarse como eximente incompleta, que supone una rebaja mayor de pena, por el "consumo abusivo de drogas y alcohol", dejando en 16 años la pena por asesinato y en cinco la violación.

Y es que la sentencia recuerda que Borja B.O. estuvo aquella noche de fiesta con sus amigos en el Estadio de la Cartuja, donde consumió alcohol y drogas. Esto hizo que afectara "parcialmente sus facultades intelectivas y volutivas". De hecho, el joven aseguró tanto en el juicio como tras ocurrir los hechos que no recordaba nada de lo ocurrido, sólo confesó a un amigo que había "hecho algo grave".
De hecho, este es el único argumento del recurso de la defensa que acepta el Supremo, que sobre la violación asegura que "hay que tener en cuenta la especial vulnerabilidad de la víctima" , Efigenia G.L. Aún así, también rebaja la condena en casi tres años.
Los hechos ocurrieron cuando el joven volvía de una fiesta. Tras entrar en casa de su vecina, a la que conocía de toda la vida, "movido por satisfacer sus deseos sexuales, se abalanzó sobre la mujer", a la que le asestó un golpe en la cabeza. Ya en el suelo, con la víctima "aturdida" le quitó la ropa de cintura para abajo y la violó. Luego fue a la cocina, donde cogió un cuchillo y le asestó 21 puñaladas en la "cara, abdomen" y en la zona de los genitales.

El joven se marchó a su casa, se duchó y se acostó. Cuando se despertó llamó a un amigo y a su padre a los que confesó que había hecho "algo grave". A su amigo llegó a decirle que había matado a una persona y el lugar dónde había tirado el cuhillo.

  • 1