martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

El Supremo revisará el auto que paró la biblioteca del Prado

El Alto Tribunal admite los recursos de casación de la Gerencia y la Universidad.

el 08 jul 2010 / 18:22 h.

TAGS:

En el Prado no trabajan las máquinas desde hace ahora un año.

"No hay plan B para la biblioteca. La Justicia nos dará la razón". Aunque aún queda mucho para saber si estas palabras del rector se cumplen al milímetro, la Universidad de Sevilla y el Ayuntamiento tienen ya una primera noticia positiva en relación a la construcción de la biblioteca del Prado. El Supremo, con fecha de 6 y 20 de mayo, resolvió dos de los recursos de casación interpuestos tras el auto del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en el que ordenaba la paralización de las obras (así están desde el pasado 28 de julio. Va a hacer ahora un año).

Según fuentes conocedoras del caso, el Supremo admite revisar el auto del TSJA en cinco de los seis motivos recurridos. Entre dichos motivos se encuentran los alusivos al contenido de la sentencia por contener "abundantes afirmaciones subjetivas" y los referentes a la potestad de variación del planeamiento urbanístico para, en el caso concreto de la biblioteca, cambiar una zona verde para darle un uso educativo. El único motivo que no acepta el Alto Tribunal es el alusivo a la valoración de las pruebas que la Gerencia y la Universidad consideraban "irracional y arbitrario". El Supremo no lo admite porque entiende que esto no es motivo de un recurso de casación, explican las fuentes consultadas. El Supremo abre la vía pues para revisar el auto contrario a los intereses del Ayuntamiento y la Universidad. En dos años, previsiblemente, habrá resolución.

Contra la biblioteca se presentaron nueve recursos contenciosos ante el TSJA. Contra ellos, el Ayuntamiento y la Universidad alegaron ante el Supremo, que ya se ha pronunciado sobre la admisión de dos de ellos. Como los motivos de los recursos son los mismos en todos los casos, es de esperar que el Supremo se pronuncie en los mismos términos.

La Hispalense paga 8.000 euros cada día por el parón

El parón de las obras de la biblioteca del Prado le cuesta a las arcas públicas 8.300 euros diarios. Porque no hay que olvidar que la Universidad de Sevilla es una institución pública que, como tal, se financia con el dinero de todos. Y es que la paralización de la construcción de la biblioteca diseñada por Zaha Hadid se prolongará por espacio de dos años como mínimo (el tiempo que se prevé que el Supremo termine de dictar una sentencia). Esto supondrá un desembolso de dinero público cercano a los 6,2 millones de euros.

El portavoz de los vecinos del Prado que interpusieron los contenciosos ante el TSJA, José Miguel González, explicó en declaraciones a este periódico el pasado 30 de mayo que los afectados no se oponen a que se hagan bibliotecas, "pero no aquí". No es la primera vez que los vecinos, al igual que el PP, sugieren que la biblioteca central de la Hispalense se levante en otro sitio. El portavoz de los populares en el Consistorio, Juan Ignacio Zoido, llegó a apuntar a la zona de Los Gordales como la mejor ubicación.

 

  • 1