Economía

El talento se queda en Andalucía

"Muchas veces la gente no sabe que en Andalucía hay empresas punteras, que desarrollan proyectos interesantes, y por eso se quedan en el extranjero". A esto se debe, según el primer becario Talentia que ha vuelto a Andalucía, Antonio Jiménez, la fuga de talentos en la comunidad.

el 15 sep 2009 / 04:06 h.

"Muchas veces la gente no sabe que en Andalucía hay empresas punteras, que desarrollan proyectos interesantes, y por eso se quedan en el extranjero". A esto se debe, según el primer becario Talentia que ha vuelto a Andalucía, Antonio Jiménez, la fuga de talentos en la comunidad.

Después de estudiar un MBA en administración de empresas a caballo entre Singapur y Francia, el ingeniero industrial Antonio Jiménez ha vuelto a la región para desempeñar su trabajo en una de las grandes de Andalucía, Abengoa. Se trata del primer becario que ha culminado ya el programa Talentia, una iniciativa de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa para premiar a los mejores expedientes universitarios con cursos en el extranjero, con la condición de que han de volver a la comunidad andaluza para dar valor añadido a su tejido productivo.

"La beca la conseguí una vez dentro del MBA y me vino muy bien para afrontar los gastos. Además, es muy difícil volver a España sin ayuda económica, porque los sueldos son menores y, normalmente, los españoles siguen trabajando en el extranjero para poder pagar los créditos solicitados para pagar los estudios", precisa este joven de 29 años, que asegura que desde el principio "quería volver a España, y este impulso me ha ayudado mucho".

Fue su inquietud personal lo que le llevó a volver a estudiar incluso teniendo trabajo asegurado. "He trabajado en proyectos interesantes en la ingeniería de Unión Fenosa, Soluziona, y en Telvent, pero como ingeniero. Quería dar un paso más relacionado con cuestiones como la gestión y la administración de empresas, de ahí la idea de hacer el máster", añade. En concreto, Jiménez cursó su MBA en una de las mejores universidades de Europa, Insead, que tiene dos sedes, una en Francia y otra en Singapur. "Se trata de un centro que se creó en los años 50, a la vez que la Unión Europea, para que las empresas dejaran de plantearse únicamente relaciones nacionales y empezaran a hacerse europeas", indica.

Su idea es ir más allá y crear su propia empresa, para poner su granito de arena en el desarrollo industrial andaluz. "Mi ilusión es tener una firma propia, de ahí la necesidad de aprender en áreas como el márketing, la gestión o la investigación de oportunidades de negocio, ya que en las carreras técnicas ese tipo de conocimientos ni se toca", subraya este gaditano que estudió en la Universidad de Comillas en Madrid.

De este modo, asegura que está continuamente buscando nuevas ideas para desarrollar su negocio, una vez que cumpla con el compromiso con su empresa actual. "La estancia en la compañía me ayuda a conocer el tejido empresarial andaluz, a formarme en cuestiones como la legislación actual y establecer contactos", añade. Su objetivo, en cualquier caso, es que su firma tenga proyección internacional, es decir, exportar los productos que elabore, una de las enseñanzas que ha recibido en el máster.

El trabajo de Antonio Jiménez ahora se centra en el área de desarrollo de negocio de Abengoa, en concreto en poner en marcha una empresa hasta que empieza a vender placas solares para la firma hispalense.

  • 1