jueves, 15 noviembre 2018
09:14
, última actualización
Local

El taxista reconoció a Javier en las fotos que le enseñó la Policía

El testigo dice que al ir a León XIII llamó a su mujer para decirle que iba a casa y llevaría unos kebab.

el 15 nov 2011 / 13:22 h.

TAGS:

No tiene ninguna duda. El taxista que asegura haber trasladado al hermano de Miguel Carcaño, el autor confeso del crimen de Marta del Castillo, hasta León XIII se muestra más que contundente y ha sido capaz de reconocer a Javier Delgado entre varias fotografías que le ha mostrado la Policía. El testigo ha aportado datos concretos de aquel día como una llamada a su mujer, la ropa que llevaba Javier o que en León XIII había un coche aparcado en doble fila cerca del piso.

La Policía se afana por comprobar todos los datos que este testigo inesperado les aportó el jueves pasado cuando se presentó en Blas Infante a declarar. Gran parte de la veracidad que le da la Policía se debe a que, pese a que Javier ha ocultado su rostro ante los medios, ha sido capaz de reconocerlo entre las fotografías de cuatro personas distintas que los agentes le han puesto ante él. Según explicaron fuentes de la investigación, las fotos que le han puesto delante muestran al hermano de Miguel de frente y sus dos perfiles. En todas ellas ha sido capaz de reconocerlo. Una marca en la cara o una "verruga" ha sido al parecer la clave, ya que este hombre se fijó en ello cuando iba en su taxi. En su declaración añade que suele fijarse en los clientes que se montan de noche en su vehículo por seguridad.

Uno de los datos claves que ha dado este taxista es que está seguro de la hora en que montó a Javier, las 0.30 horas, porque ésta fue su última carrera del sábado 24 de enero de 2009. Por ello, cuando lo dejó en León XIII llamó con su móvil a su mujer para decirle que iba para casa y que iba a llevar unos kebab. El problema es que la Policía no pueda confirmar esa llamada porque las compañías telefónicas sólo están obligadas a guardar los registros durante un año.

Uno de los datos que dan fiabilidad a este testigo es que al día siguiente, domingo 25 de enero, descansó. El lunes 26 de enero cuando llegó a la asociación del taxi vio los carteles que se repartieron para llevarlos en los coches y la información que se había publicado entonces sobre la desaparición. El taxista comentó entonces a otros compañeros que "precisamente" la madrugada del sábado había hecho un servicio a León XIII y por eso recuerda que fue ese día. Así se lo comentó también a su mujer, por lo que los testimonios de estas personas son también claves. Además, cuando el taxista vio las imágenes del portal de León XIII cuando se realizó la reconstrucción del crimen en la vivienda reconoció el bloque. El testigo también dijo tiene una tía que vive cerca y que cuando pasó por la casa y vio la luz de la vivienda encendida pitó para que se asomara y saludarla.

Asimismo, el taxista asegura que Javier lo paró en la calle Luis Montoto esquina con Juan Antonio Cabestany, calle en la que el hermano de Miguel tenía un bar con otros dos socios, a las 0.30 horas. El hermano de Carcaño iba vestido completamente de negro con una cazadora del mismo color y dos bolsillos en el pecho. De uno de ellos se sacó un billete de diez euros para pagar la carrera de ocho euros, aunque le dijo al taxista que se quedara con la vuelta. Javier portaba una mochila y se mantuvo todo el trayecto con los brazos cruzados. El testigo no hace referencia a ninguna conversación con el mismo, por lo que debió mantenerse en silencio hasta que llegó a León XIII. Ya en esa calle, el taxista observó un vehículo parado en doble fila cerca de la puerta del bloque, aunque no da ninguna descripción, color ni matrícula del mismo. Según las acusaciones, los implicados usaron el coche de la madre del Cuco para sacar a Marta, aunque Carcaño dice que era de un tío de Samuel Benítez.

El taxista, que reconoció a Javier al salir de prisión y ahora ha identificado su voz al oírla en el juicio, asegura que no ha declarado antes porque creyó que la Policía tenía todo atado tras las detenciones y que su testimonio no era relevante. La Fiscalía podría solicitar hoy su declaración -al ser un testigo que deja a Javier sin coartada, pues él asegura que estuvo hasta las 3 horas en el bar- si la Policía da por cerrada ya su investigación.

  • 1