Local

El TC admite el recurso del PP por la reforma del sector público

El decreto elevado al Constitucional fue modificado hace cuatro días

el 29 nov 2010 / 21:15 h.

TAGS:

El Tribunal Constitucional (TC) ha admitido a trámite el recurso presentado por el PP contra el Decreto-ley de reordenación del sector público que tiene en pie de guerra a los funcionarios andaluces. Se da la circunstancia de que el texto recurrido, aprobado por la Junta el pasado julio, ya no está en vigor al ser sustituido por un nuevo decreto, publicado el pasado viernes en BOJA, que recoge cambios pactados con UGT y CCOO pero que no ha calmado el malestar del resto de sindicatos ni las críticas de la oposición.

Se trata del segundo recurso contra la reforma del sector público andaluz que admite el Constitucional, tras el recurso de amparo presentado por el sindicato de funcionarios SAFJA que alegó la vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores para poder acudir a esta vía, reservada en principio para el presidente del Gobierno, los diputados, los senadores y el Defensor del Pueblo, que rechazó la petición de los sindicatos de recurrirlo. Precisamente, SAFJA ha convocado hoy a los funcionarios a una manifestación en el edificio Torretriana, sede de tres Consejerías de la Junta -entre ellas la de Hacienda y Administración Pública- y que ya ha acogido varias protestas masivas contra el decreto.

El recurso del PP fue presentado el pasado 27 de octubre por el grupo parlamentario popular en el Congreso, con su portavoz Soraya Sáenz Santamaría a la cabeza, que lo registró acompañada del secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz y una decena de diputados andaluces. Ante la admisión a trámite, la Junta señaló que se trata de una "respuesta formal y procesal" con la que el TC "no entra en el fondo" del contenido, y recordó que el recurso se centra además en un texto ya inexistente. Los populares consideran, al igual que los sindicatos SAFJA, CSIF, USTEA y varias plataformas de trabajadores, que la norma vulnera los derechos laborales de los funcionarios y abre la puerta de acceso a la administración pública a 25.000 trabajadores externos sin opositar.

El decreto elimina 111 empresas públicas, fusionados o absorbidas en una decena de agencias de nueva creación en las que convivirán funcionarios y laborales de la Junta con trabajadores contratados de los entes extinguidos. El rechazo unánime de todos los sindicatos llevó a la Junta a pactar modificaciones con UGT y CCOO. Los cambios en el texto se centran en aclarar que el paso a las nuevas agencias será voluntario para los funcionarios y laborales de la Junta, que cada trabajador conservará de momento sus condiciones y que el acceso a una plaza en la administración pública pasa por un proceso de selección basado en los criterios de mérito, igualdad y capacidad.

La reforma no ha contentado a los sindicatos de funcionarios, que mantienen las protestas en la calle y el frente judicial, y continúa en el centro del rifirrafe político. La Junta ha llegado a reconocer errores en la forma de tramitar la reforma y de comunicarla a la opinión pública, pero culpa de las protestas a la manipulación realizada por el PP sobre el contenido. Con todo, la presión ha llevado al Gobierno a anunciar que, pese a que el nuevo texto está ya en vigor, se tramitará como Proyecto de Ley en el Parlamento para que los partidos y los sindicatos hagan sus aportaciones.

Desde IU, el coordinador Diego Valderas emplazó a la Junta y al PSOE a abandonar "la palabrería" y fijar ya un calendario de negociación, mientras la portavoz del PP Rosario Soto arremetió contra los "continuos desprecios" de la Junta a la función pública. La presidente del PSOE-A, Rosa Torres, acusó al PP de buscar "la derogación de lo público" más que del decreto, y confió en que su debate en el Parlamento sea "constructivo, de aportaciones y sereno". El PP denunció los "abusos" de la Junta en la contratación de empresas externas para servicios públicos mediante encomiendas de gestión, si bien la Junta defendió la legalidad de esta fórmula pese a que el TSJA haya tumbado casos puntuales.

  • 1