Local

El TC da la razón a la madre de Iván y Sara después de muerta

Dos años después de que la Junta solicitara el amparo al Constitucional, éste ha desestimado su recurso y confirmado que Carmen Fernández debe cobrar 1,7 millones por la retirada irregular de sus dos hijos, Iván y Sara. Una vez más la Justicia llega tarde.

el 14 sep 2009 / 23:46 h.

TAGS:

Dos años después de que la Junta solicitara el amparo al Constitucional, éste ha desestimado su recurso y confirmado que Carmen Fernández debe cobrar 1,7 millones por la retirada irregular de sus dos hijos, Iván y Sara. Una vez más la Justicia llega tarde: falleció el 7 de diciembre, sin conocer el éxito de 11 años de lucha.

"Es un ramo de flores en su ataud". Gabriel Velamazán, el letrado de Carmen Fernández, calificaba ayer con estas palabras la indemnización de 1.703.600 euros que la Junta de Andalucía deberá abonar por la retirada irregular de los menores Iván y Sara, una vez que el Tribunal Constitucional (TC) ha desestimado el recurso de amparo planteado por la administración andaluza contra la condena de la Audiencia Provincial.

Hasta el final, Carmen se ha enfrentado a la lentitud judicial, que ha provocado que por poco tiempo no haya visto la recompensa a once años "de tortuoso calvario", tal y como describió la Audiencia su situación. De ahí, que su letrado dijera, en rueda de prensa, que recibió el fallo judicial con "una extraña mezcla de sentimientos: alegría, pena y asco". Y es que, casualidades de la vida, hoy justamente se cumplen dos meses de su fallecimiento como consecuencia de un cáncer que, según la Audiencia, se vio "agravado por su sufrimiento".

Once años de lucha y once sentencias a su favor han sido necesarios para lograr una indemnización que viene al resarcir la imposibilidad de ejecutar la revocación del desamparo de los menores, dictado por la Junta en 1996 y desestimado definitivamente en diciembre de 2002, por el alcoholismo de Carmen, y que ahora cobrarán sus herederos, en principio sus cuatro hijos.

Con esta sentencia, el TC "otorga validez" al auto de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial, dictado el 30 de diciembre de 2005, y contra el mismo no cabe recurso. En este sentido, el abogado destacó que "intentar buscar, once años después y con un cadáver de por medio, más argucias procesales, sería hurgar en una herida hasta extremos absolutamente insospechados".

Velamazán recordó que el motivo de la elevada indemnización se debe a varios criterios, tenidos en cuenta por la Sección Sexta, "el de la enfermedad padecida a causa del sufrimiento, y el de la pérdida de los hijos", a lo que se añadió el tiempo que estuvo apartada de los mismos. Esta resolución judicial llegaba después de que el Juzgado de Familia número 7 de Sevilla -cuyo titular es Francisco Serrano-, ante la imposibilidad de que los niños volvieran con su madre, dictó como indemnización 72.670 euros.

Dicho fallo, fue recurrido por Carmen Fernández, quien reclamaba más de dos millones de euros, la Fiscalía y la Junta. "Ofrecían 58.000 euros porque, entre otro motivos, Carmen se había ahorrado la manutención de sus hijos durante muchos años", lamentó el abogado. Sin embargo, la Audiencia, elevó la cantidad hasta 1.400.000 euros, más los intereses devengados, ya que aplicó para la indemnización el baremo empleado en los casos de privación de libertad indebida, en lugar del que se usa para los accidentes de tráfico.

Asimismo, el letrado confió que el caso de Carmen "no se vuelva a repetir" y dijo que espera que "la administración andaluza tome nota, porque así no se puede gestionar el sistema de protección de menores". Al hilo de esto, el letrado aseguró que "el culpable principal y originario, sin ningún género de duda, es la Junta de Andalucía", añadiendo que "si todos los andaluces tienen que pagar ahora 1,7 millones de euros es culpa de la Junta". Además, recordó que "hace tiempo que ni siquiera la Junta" discutía "su responsabilidad en el enorme daño causado". De igual modo, también culpó, por la lentitud en los procesos, a la Administración de Justicia. "Si la Justicia lenta no es justa en los adultos, en los menores es una injusticia", señaló.

El desamparo. Los menores Iván y Sara fueron declarados en desamparo en septiembre de 2006 cuando tenían, cuatro y cinco años de edad, por el alcoholismo de Carmen. La madre se opuso desde el principio, pese a lo cual fueron declarados en acogimiento preadoptivo en 1998, con lo que ambos comenzaron a vivir con una familia de Dos Hermanas.

Tras acreditar su desintoxicación, dos sentencias de la Audiencia declararon la improcedencia del desamparo, la primera de ellas en el año 2000 y la segunda en 2002. Este último fallo judicial ya señalaba la imposibilidad de retorno de los niños con su madre y ordenaba que se fijara una indemnización compensatoria, de la que Carmen no pudo disfrutar en parte -los 72.670 euros iniciales- hasta mayo de 2007. En 2004, Sara decidió volver con su madre, marchándose con ella a Madrid.

  • 1