Local

El TC de Bolivia ordena suspender el referendo revocatorio

El Tribunal Constitucional (TC) de Bolivia ordenó a la Corte Nacional Electoral (CNE) que suspenda la organización del referendo para la revocación de mandatos convocado para el 10 de agosto.

el 15 sep 2009 / 08:31 h.

TAGS:

El Tribunal Constitucional (TC) de Bolivia ordenó a la Corte Nacional Electoral (CNE) que suspenda la organización del referendo para la revocación de mandatos convocado para el 10 de agosto.

Silvia Salame, única magistrada del alto Tribunal por las sucesivas renuncias de los otro cuatro miembros elegidos por el Parlamento, comunicó a los medios locales que la decisión es consecuencia de una demanda interpuesta por el diputado opositor Arturo Murillo, de la fuerza centrista Unidad Nacional (UN).

El referendo "tiene que quedar suspendido, porque la jurisprudencia del Tribunal es obligatoria para la Corte Nacional Electoral, el Presidente de la República (Evo Morales) y cualquier organismo nacional", apuntó la magistrada Salame.

La demanda presentada por Murillo es un "recurso incidental de inconstitucionalidad" que alega que al convocar el referendo se violó la Constitución, debido a que ese tipo de consulta no está incluida en la Carta Magna, aunque fue avalada por una ley del Congreso promulgada por Morales.

Salame no puede decidir

Según Salame, dado que es la única magistrada del TC no puede tomar una decisión sobre la constitucionalidad o no del referendo, pero puede firmar un decreto para frenar el proceso hasta que ese órgano cuente con todos los magistrados que necesite y analice el tema de fondo. "La Corte Electoral tiene que abstenerse de continuar con el referendo hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre su constitucionalidad", detalló Salame.

Cuando el diputado Murillo presentó la demanda en junio pasado, dijo que ese recurso había sido estudiado con detenimiento por sus abogados y, a su juicio, representaba un "jaque mate" para la Corte Electoral.

La prueba se planteaba como un examen para el presidente del país, Evo Morales, que ante la presión de los opositores decidió impulsar esta consulta en la que ponía en juego su continuidad al frente del Ejecutivo. En el mismo proceso también sometían a consulta sus mandatos ocho líderes regionales, entre ellos cinco contrarios a la política de Morales.

Un reciente sondeo publicado por el diario 'La Prensa' indicó que todos ellos obtendrían la cantidad suficiente de votos para mantenerse en sus respectivos cargos.

Política populista frente a las autonomías

Durante sus dos años en el cargo, Morales ha tomado control de la industria energética de Bolivia y de la mayor compañía de telecomunicaciones, ayudado por el apoyo popular para revocar reformas de libre mercado aprobadas durante la década de 1990.

Su populismo también queda de manifiesto cuando a lo largo de sus campañas ha entregado cheques para proyectos de educación, salud e infraestructura, un dinero que viene en parte del programa de desarrollo financiado por Venezuela "Bolivia cambia, Evo cumple", que ha financiado proyectos de un valor de 110 millones de dólares desde comienzos del 2006 y que, por otra parte, hacen que la imagen internacional del boliviano sea de la de un 'títere' de Chávez.

Esta política también encontró su oposición más dura en las regiones más ricas, de las que incluso cuatro -Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija- han votado recientemente por una mayor autonomía respecto al Gobierno central de Bolivia, en una prolongada lucha por el control de la tierra y otros recursos naturales.

Los prefectos de oposición de esas cuatro provincias habían acordado aceptar el resultado del referendo revocatorio, pero el prefecto de derecha de Cochabamba dice que no renunciaría en el caso de que las urnas le dictaran ese destino.

  • 1