Local

El TC en el huracán

El largo tiempo que se ha dado el Tribunal Constitucional para resolver el recurso del PP contra diversos artículos del Estatuto Catalán dificulta aún más una aceptación general de su dictamen.

el 16 sep 2009 / 07:46 h.

TAGS:

El largo tiempo que se ha dado el Tribunal Constitucional para resolver el recurso del PP contra diversos artículos del Estatuto Catalán dificulta aún más una aceptación general de su dictamen. Tiene tanta carga política su demora que los discrepantes encuentran fácil tratar a los magistrados como si fueran políticos y a sus sentencias también. Y por tanto, las someterán en este caso a un juicio político opinable y objetable. No de otra forma puede entenderse que se le pida al Presidente del Gobierno que desoiga un posible resultado adverso del TC a las pretensiones catalanas.

El TC cada vez encuentra menos espacio para situarse en el plano indiscutible de garante del orden constitucional. Los nacionalistas y no sólo ellos, le apean del vértice y lo igualan a las demás opiniones políticas que se producen. Y ya se prepara la forma de dificultar que su criterio se imponga pacíficamente. No hay que decir que jurídicamente esa posición es imposible pero la política en España hace tiempo que se sostiene con o contra la lógica jurídica. Cómo clasificar si no, por ejemplo, unas declaraciones de Cristóbal Montoro en las que afirmaba sin pestañear que en lo de las escuchas al PP es el Gobierno quien tiene que demostrar su inocencia. Más o menos es lo que dice Rajoy cuando afirma que no hay que demostrar nada ante los tribunales, hay escuchas ilegales lo digan o no lo digan los jueces, se prueben o no. Esto es política.

Volviendo a lo de Cataluña, vamos a ver los empujones que va a recibir el TC antes de que dicte su sentencia sobre el Estatut y eso no va a ser nada como declare inconstitucional los artículos que se refieren a la lengua propia, al uso del término nación, etc. Por si no hay problemas nos vamos a pasar un otoño con toda clase de propuestas límite para la estabilidad del Estado. Pero ¿y si el TC declara constitucional el estatuto catalán? Si considera que la nación catalana cabe en el Estado y la lengua catalana puede convivir con la castellana, no sabemos que harían los recurrentes. En los dos supuestos el TC debe ser consciente de que lejos de aquietar la polémica sobre cuestión tan particular puede que nos meta a todos en un callejón oscuro.

  • 1