Cultura

El teléfono distrajo al médico de Jackson mientras éste agonizaba

el 16 sep 2009 / 07:11 h.

El médico personal del artista, Conrad Murray, se distrajo hablando por teléfono tras haberle suministrado, como solía, el potente anestésico. Al colgar, descubrió que Jackson ya no respiraba y todo se precipitó.

Los detalles los ha revelado el diario Los Ángeles Times, que en su edición de ayer describe la que podría haber sido la secuencia de los hechos que condujeron a la pérdida prematura del rey del pop.

Según el diario, horas antes de la muerte de Jackson el 25 de junio, su doctor le inyectó el fármaco (Propofol, usado en las intervenciones quirúrgicas por su potencia e inaccesible para el común de los mortales), tal y como había hecho anteriormente sin que el artista sufriera complicaciones, y decidió abandonar la habitación en la que yacía aquél descansaba para atender unas llamadas pendientes.

A su regreso, Murray se encontró con que Jackson había entrado en parada cardiorrespiratorio e intentó reanimarle al tiempo que el personal de la casa alertaba a los servicios de emergencia, siempre según el testimonio de fuentes próximas a la investigación consultadas por el periódico californiano.

Murray, de 51 años, se había convertido en el médico de Jackson en mayo con un sueldo de 150.000 dólares mensuales y, según aseguró, sin saber específicamente qué requisitos conllevaba su trabajo.

El doctor, eje de la investigación sobre un posible caso de homicidio accidental en el fallecimiento de Michael Jackson, explicó a la Policía en los interrogatorios que la víspera de su muerte, el artista había llegado agotado de los ensayos de los conciertos que iba a dar en Londres y que no era capaz de dormir. Para combatir el insomnio, Jackson llevaba una década usando frecuentemente Propofol.

Durante la investigación, Murray ha insistido en su inocencia referente al fallecimiento del rey del pop y, según el diario angelino, la autopsia, que aún no ha sido revelada, muestra que las cantidades de Propofol en el organismo del artista no serían suficientes para explicar su muerte.

En la sangre de Jackson se hallaron, al parecer, otras drogas que requieren receta médica, como ansiolíticos, que combinadas con el anestésico habrían aumentado sus efectos.

La Policía trata de encontrar ahora documentos que vinculen a Murray con esas otras sustancias para probar el grado de responsabilidad del doctor en lo ocurrido. Murray adquirió legalmente Propofol, medicamento utilizado únicamente en hospitales, de una empresa farmacéutica en Las Vegas. Las autoridades investigan a otros cuatro médicos en relación con el caso.

Al margen del asunto de su muerte, los administradores del legado de Jackson han fijado la vista en Elvis Presley, el artista más rico del cementerio, como modelo para que el rey del pop siga haciendo caja después de muerto, según The New York Times.

En ello están John Branca y John McClain, a quienes el cantante confió en su testamento la gestión de sus posesiones. "Cuando se mira lo que ha conseguido el patrimonio de Presley, se pueden ver las oportunidades que tenemos por delante. Francamente, creo que éste será un patrimonio mayor", afirma Branca.

Según el periódico, Elvis Presley, muerto en 1977, generó el año pasado 55 millones de dólares. Fallecido el pasado 25 de junio, el patrimonio de Jackson ha aumentado desde su muerte en 100 millones de dólares gracias a un contrato por el que su vida llegará a la gran pantalla y a acuerdos publicitarios, entre ellos la edición de monedas y una línea de productos escolares. Según sus cálculos, a final del año podrían alcanzarse los 200 millones de dólares.

No han pasado ni dos meses de su muerte y Jackson sigue convertido en una máquina de hacer caja capaz de generar ingresos al día por casi 1,2 millones de euros. Sus discos (sin contar los millones de descargas ilegales) siguen en puestos destacados (Bad en el 21, Dangerous en el 22, Thriller en el 63... del portal Amazon.com) y los albaceas de su patrimonio estiman que, en 2010, se generarán entre 35 y 70 millones de euros más.

Los anuncios de subastas no paran -el último, el de sus famosos guantes blancos de Moonwalk-. Y varias firmas de Wall Street están detrás del 50% que tenía en Sony/ATV, titular de buena parte del catálogo de los Beatles.

  • 1