Local

El temporal de lluvia deja calles inundadas y grandes atascos

Policía y Bomberos se vieron obligado a atender más de 600 incidencias, muchas de ellas por conductores atrapados en sus vehículos a causa del agua

el 21 dic 2009 / 22:44 h.

TAGS:

Atasco de coches en El Prado de San Sebastián.

Sevilla fue ayer un permanente atasco durante todo el día. El fuerte temporal de lluvia y viento atrapó a decenas de conductores dentro de sus coches obligando a Policía y Bomberos a actuar desde la madrugada, una situación que por la mañana se enconó en el Centro por la protesta de los taxistas, que recorrieron con parsimonia la Ronda Histórica, bloquearon la calle Zaragoza y la Plaza Nueva y decidieron a mediodía no volver al trabajo en toda la tarde, al sentirse ninguneados por el Consistorio, que no los recibió. A eso se sumó cierto desconcierto en Triana, donde el tramo peatonal se puso a prueba en su primer día laborable.

Por la tarde los aguaceros volvieron a tomar todo el protagonismo, y dejaron casas anegadas en barrios como Miraflores, Pino Montano, la Macarena o El Vacie; inundaron la estación del Metro de La Plata y provocaron la caída de señales y carteles por toda la ciudad. La situación empeoró a las cuatro de la tarde en el entorno de La Palmera y en el acceso desde el Aljarafe al producirse, precisamente ayer, el tantas veces anunciado corte a la circulación de la calle Cardenal Bueno Monreal para iniciar la construcción del paso soterrado.

Los accesos a la ciudad se incluyeron, como es habitual cuando llueve, entre los puntos más atascados de Sevilla, con colas kilométricas que se mantuvieron prácticamente todo el día.

600 incidencias. Sólo el Ayuntamiento contabilizó más de 600 incidencias de todo tipo. La lluvia tuvo dos momentos álgidos, el primero entre las cuatro y las seis de la mañana, cuando las fuertes precipitaciones provocaron decenas de servicios de ayuda humanitaria: hubo un conductor que tuvo que ser rescatado de su coche en la carretera del Copero a las cuatro de la madrugada al quedarse atrapado porque el agua mojó el motor; una situación parecida con varios vehículos en la avenida de Montesierra, donde el agua creó una laguna y llegaron a congregarse ocho patrulleros de la Policía Local, y otra similar en López de Gomara; la retirada de un cable eléctrico que se desprendió de un poste en El Vacie y quedó pelado a poca distancia del suelo, con el consiguiente peligro; varios ancianos a los que hubo que sacar de sus casas porque el agua se elevaba medio metro, personas sin hogar trasladadas a albergues, atascos por todas partes...

La situación se repitió cuando, a media tarde, el agua volvió a arreciar dejando de nuevo calles inundadas sobre todo en el entorno de Miraflores o la Macarena, incluido El Vacie, cuyas infraviviendas suelen sufrir con más crudeza los efectos de la lluvia. Aunque en realidad hubo incidencias en todos los barrios. Entretanto, la ciudad continuaba desasistida de taxis, ya que las asociaciones mayoritarias habían decidido no volver a trabajar hasta la 1 de la madrugada.

Parques cerrados. Los parques pasaron el día cerrados por decisión municipal, y podrían permanecer también clausurados durante todo el día de hoy, para evitar que la caída de ramas pudiera provocar daños a los paseantes. Pero esa precaución no impidió que Lipasam se pasara el día limpiando de hojas las entradas de las alcantarillas por toda la ciudad, en un intento desesperado de que no se atoraran y minimizar así las inundaciones.

El mal tiempo afectó también a cuatro vuelos matinales del aeropuerto de San Pablo, dos de ellos procedente de Madrid y sus correspondientes rutas de regreso desde Sevilla, que fueron cancelados. Lo mismo ocurrió con tres trenes AVE que debían haber salido de Madrid a primera hora, aunque el servicio de alta velocidad se restableció cerca de las 10 de la mañana.
Lo peor es que las condiciones meteorológicas no tienen visos de mejorar demasiado: las probabilidades de lluvia hoy son del 95%, aunque el nivel de riesgo bajará a amarillo, mientras que mañana miércoles la posibilidad de que llueva vuelve a ser del 95% y el nivel del peligro se remonta otra vez a naranja, según recogen las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología. El viento, eso sí, no superará los 30 kilómetros por hora, frente a las rachas de 70 kilómetros registradas ayer, y las mínimas rondarán los 10 grados.

  • 1