El temporal reactiva la alerta por el cauce del Genil en Écija

El Ayuntamiento asegura que en otros años ya se habría desbordado el río y se habría inundado la localidad. El arroyo Argamasilla creció tres metros en apenas seis horas.

el 05 ene 2010 / 22:11 h.

El riesgo de inundación no se ha ido con el año nuevo. Las lluvias caídas el domingo y el lunes han vuelto a poner en alerta a los servicios municipales porque los niveles del río Genil han continuado subiendo hasta alcanzar los 4,77 metros a primera hora de ayer, registrando una subida de unos 70 centímetros en una sola noche, según el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Agencia Andaluza del Agua.

"En otros años ya se habría desbordado el río y nos habríamos inundado", señala el concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Torres, que apunta que el caudal del Genil mantenía desde el pasado lunes un ritmo ascendente, pasando de 258 metros cúbicos por segundo de las 0.00 horas del martes a los más de 351 de las 10.00 horas de ayer mismo.
Según Torres, lo que ha evitado la riada esta vez son las obras de defensa contra la avenidas del Genil de los últimos años. Pese a que la situación está controlada, los servicios de emergencia municipales -protección civil, bomberos y policía local- mantenían ayer la alerta por lluvias.

"Seguimos pendientes de la evolución del río", resumía ayer el concejal de Seguridad Ciudadana. La pedanía de Isla del Vicario, a pie del río y, por tanto, fuera de las defensas contra las crecidas del Genil, preocupaba al Consistorio "porque es la única que se puede inundar y la que más vigilamos", reconoce Torres, que matiza que los vecinos de la pedanía están tranquilos pese a que el caudal subió en la zona de 4,40 metros a 4,90 en 24 horas.

El otro foco de preocupación es el arroyo Argamasilla, que ganó más de tres metros en seis horas por las lluvias. "La lluvia caída en la parte alta del arroyo, que es donde toma agua, está causando problemas", reconoce. La última crecida del arroyo, en noviembre de 2007, provocó daños en viviendas y cocheras valorados en unos ocho millones de euros.

  • 1