martes, 23 abril 2019
17:56
, última actualización
Cultura

El tenor Roberto Alagna se enfrenta a ‘Cyrano de Bergerac’ en el Maestranza

La ópera de Franco Alfano se estrenará el lunes por primera vez en España.

el 05 nov 2009 / 21:10 h.

Un solo año de diferencia separan los estrenos de La mujer silenciosa de Strauss (Dresde, 1935) y Cyrano de Bergerac de Franco Alfano (Roma, 1936). Es uno más de entre los múltiples hilos que entretejen la temporada del Teatro de la Maestranza desde que Pedro Halffter asumió la dirección artística.

"El arranque del curso con Strauss nos volvió a poner en el punto de mira internacional, y ahora, con el estreno de la versión original de Cyrano y con el elenco que hemos reunido, lo conseguiremos de nuevo", afirmó ayer Halffter en referencia al dúo de estrellas que está al frente del reparto, el tenor Roberto Alagna y la soprano Nathalie Manfrino.

Alagna, que vuelve al teatro tras presentar hace unos meses Los pescadores de perlas de Bizet, bromeó al iniciar su intervención con que espera "volver a triunfar entre el público y disgustar a la crítica", aludiendo a las broncas palabras que recibió tras última comparecencia.

Sin embargo, ayer el mediático cantante no pasaba por un buen momento personal ya que durante la mañana había desayunado con la noticia, en prensa, del anuncio de separación pronunciado por su esposa, la soprano Angela Gheorhiu, en medio de un aluvión de graves palabras hacia él.

La noticia no sólo da al traste con una de las parejas más fulgurantes del panorama lírico, también echa por tierra numerosos compromisos profesionales que habían adquirido como dúo vocal.

Así las cosas, Alagna, dispuesto a calar a fondo en Cyrano, comentó que "éste es el papel más difícil" que jamás ha cantado: "Tiene unas partes muy complejas por la tesitura aguda y baja a la vez, y además la orquesta despliega un sonido muy denso armónicamente".

Vinculado al personaje desde que lo debutó en 2003, el tenor siciliano tiene por delante cuatro funciones que le obligan a cantar en todo momento, "por lo que no se puede bajar la guardia".

Junto a él, su enamorada en el escenario, la soprano y habitual compañera de reparto, Nathalie Manfrino, regresa al rol de Roxane por tercera vez, convirtiéndose en el papel que más veces ha cantado.

En el elenco están también el tenor Jorge de León (visto recientemente en la zarzuela La bruja), el barítono Nicolas Rivenq y la mezzosoprano española Itxaro Mentxaca.

De la producción escénica se hace cargo David Alagna, hermano del tenor, quien aseguró haber buscado "el espíritu original de la obra literaria de Rostand en la que se basó Alfano": "He realizado un trabajo muy humilde de adaptación, mi concepción escenográfica es histórica, muy fiel al texto", explicó, argumentando luego que, "si bien con óperas como Traviata se puede innovar y dar visiones muy personales por tratarse de un título de sobra conocido, con Cyrano, al no ser una ópera de repertorio", ha querido ofrecerla de manera servil al drama.

Este Cyrano de Bergerac, "más cercano a Shakespeare y a Molière que a la comedia del arte", según Alagna, contará en el foso con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla dirigida por Marco Guidarini.

"La de Alfano, más conocido por completar el Turandot de Puccini, es una música muy interesante, tiene partes post-puccinianas, en otros momentos se torna cien por cien impresionista (como en el quinto acto) y también tiene frases propias del verismo", argumentó.

"Cyrano es un personaje muy profundo que tiene un complejo físico y, para compensarlo, decide ser admirable en todo: el más conquistados y el más guerrero. Siempre dispuesto a todos los retos", sintetizó Roberto Alagna.

El suyo ahora es sobreponerse a su mal momento personal y ganar la partida a la compleja partitura que tiene por delante.

  • 1