Local

El termómetro bajará cinco grados para el fin de semana

Un invierno lluvioso dará paso a una Semana Santa soleada, según un experto en cabañuelas.

el 06 oct 2011 / 19:35 h.

TAGS:

Si no fuera porque el calendario nos recuerda que estamos en octubre podríamos decir que aún estamos en verano. En lo que va de mes todos los días se han superado los 30 grados de máxima, aunque, por fin, este fin de semana las temperaturas descenderán cinco grados . Afortunadamente, el invierno será más lluvioso, según el pronóstico de las cabañuelas, que auguran una Semana Santa de 2012 "espléndida".

El descenso de las temperaturas se notará a partir de mañana, cuando las máximas no superarán los 30 grados. Así, al mediodía se llegará a los 29 grados, mientras que a primera hora de la mañana y durante la noche la temperatura será de 19 grados. Ya a partir del domingo, las mínimas descenderán tres grados más, quedándose en los 16 grados durante el inicio de semana. Las máximas, en cambio, comenzarán a remontar de nuevo el domingo, con 30 grados de nuevo, hasta que el miércoles se sitúen nuevamente en los 33 grados.

Las cabañuelas. Por otro lado, el cabañuelista Antonio Cimarro, vecino de Tomares, ha pronosticado para la provincia de Sevilla unos meses de enero y febrero del año 2012 "bastantes lluviosos, buen tiempo para la primavera, un verano muy parecido al que se ha tenido en 2011, esto es, suave en julio, caluroso en agosto y con un acusado membrilleo (bochorno) en septiembre; y el otoño menos lluvioso que años anteriores".

Según el pronóstico de Cimarro, "posiblemente el día de la cabalgata de Reyes Magos habrá que sacar el chubasquero y que en Semana Santa a diferencia de este año y para alegría de los cofrades habrá unos días espléndidos". Así, la Feria de Abril "también será buena, aunque con algún chubasco esporádico al final; y en mayo tendremos buen tiempo hasta el día 20 para tranquilidad de los muchos que celebran bodas y comuniones".

Una predicción que este aficionado a las cabañuelas, y "no profesional", "muy pocas veces falla" y viene realizando todos los años desde 1984. El pronóstico, según explicó, se obtiene de observar "la sabia naturaleza durante los primeros 24 días de agosto, la forma de las nubes, la dirección del viento, el olor a humedad, la luna, los seres inanimados o el comportamiento de los animales".

Así, señaló que "probablemente" llueve si se observa a primera hora de la mañana rocío en el envés de algunas plantas aromáticas, si la cara interna de los guijarros enterrados en el suelo está húmeda, si las hormigas deambulan de forma extraña, si se lava la cara el gato, si se bañan los palomos, o si las mulas orejean. Además, es indicio de cambio de tiempo "si el gallo canta durante el día, si hay tranquilidad en los animales, si las cicatrices y las articulaciones duelen".

  • 1