Local

El terremeto destruyó por completo 7.000 colegios chinos

China no entiende las razones por las que el terremoto arrasó unas 7.000 escuelas. Miles de niños quedaron sepultados por ello, ya que el seísmo sorprendió en medio de la jornada escolar. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 04:56 h.

TAGS:

China no entiende las razones por las que el terremoto arrasó unas 7.000 escuelas. Miles de niños quedaron sepultados por ello, ya que el seísmo sorprendió en medio de la jornada escolar. Ante tal catástrofe, el Gobierno chino ya ha abierto una investigación.

El director del departamento de Desarrollo y Plan del Ministerio de Educación, Han Jin, especificó que, según cálculos iniciales, sólo en la provincia de Sichuán, la más devastada por el seísmo, se derrumbaron 216.000 edificios, entre ellos 6.898 escuelas. "Si existían problemas de calidad en la construcción de esas escuelas, daremos con los culpables", agregó.

El anuncio de la investigación llegó en medio de las críticas efectuadas por diferentes medios locales en torno a los motivos por los que se derrumbaron tantas escuelas. El periódico South China Morning Post publicó el jueves un reportaje en el que cinco expertos en ingeniería argumentaban lo ocurrido con explicaciones que iban desde los deficientes diseños de las escuelas hasta la falta de inversión en educación, principalmente en áreas rurales.

A eso añadían los pocos rigurosos requerimientos de construcción exigidos en las zonas afectadas por el terremoto, a pesar de que desde el terremoto de Tangshan de 1976 existen nuevas normas. La mayoría, además, coincidió en que las escuelas no estaban diseñadas para soportar seísmos, entre otras razones porque en Sichuán los edificios no estaban obligados a cumplir con esas normativas anti-terremotos.

Casas destruidas. El de las escuelas es un dato más del alarmante estado de China, especialmente de la región de Sichuán, tras un terremoto que también destruyó 4,3 millones de casas. Sólo en Sichuán hay diez millones de afectados, una población equivalente a la de Bélgica.

Mientras, los equipos de rescate prosiguieron, un día más, removiendo los escombros del terremoto que el lunes azotó el suroeste de China, una tarea "desalentadora", en palabras del presidente chino Hu Jintao, ya que esta tarea suma pocos milagros y muchos muertos. En concreto, 22.069 fallecidos según las últimas cifras provisionales.

Cuatro días después del seísmo las autoridades calculan que quedan todavía 14.000 personas atrapadas en los escombros causados por el devastador seísmo de 7,8 grados en la escala de Richter.

Un equipo de 84.000 militares y 42.000 paramilitares rastrea el radio de 100 kilómetros en torno al distrito Beichuan, epicentro del temblor, con la esperanza de hallar supervivientes, una posibilidad considerada escasa pasadas las 72 horas posteriores al seísmo. Sin embargo, todavía se producen milagros: los equipos de salvamento rescataron ayer con vida a ocho personas, entre ellas cuatro niños, que estaban sepultadas bajo los escombros en Beichuan, una de las zonas más afectadas.

Pero el panorama no deja de ser desolador, sobre todo en las zonas rurales. En los alrededores de Mianyang hay centenares de pueblos en los que no quedó nada en pie y la ayuda llega sólo de la manos de los voluntarios.

  • 1