Local

El terrorismo frena el camino a la democracia de Pakistán con dos atentados

Lahore, en el este de Pakistán, volvió a sufrir ayer la violencia terrorista, con dos ataques suicidas que acabaron con la vida de al menos 26 personas y causaron heridas a más de un centenar. Esto sucede tan sólo una semana después de un atentado suicida contra el colegio naval. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 01:33 h.

TAGS:

La ciudad paquistaní de Lahore, en el este del país, volvió a sufrir ayer la violencia terrorista, con dos ataques suicidas que acabaron con la vida de al menos 26 personas y causaron heridas a más de un centenar.

Tan sólo una semana después de un atentado suicida contra el colegio naval de la urbe, otros dos ataques tuvieron lugar hoy en dos puntos de la ciudad en torno a las 09.20 de la mañana hora local (04.20 GMT).

Uno de los ataques fue ejecutado contra la sede de la Oficina Federal de Investigación (FIA), que ha quedado destrozada, y el otro tuvo lugar en una zona residencial de la urbe con el objetivo de atacar una agencia de publicidad gubernamental.

Las explosiones, separadas por una distancia de unos 15 kilómetros, fueron obra de terroristas suicidas que se hicieron estallar, según confirmaron fuentes oficiales.

Con 22 muertos hasta el momento -entre ellos 13 agentes-, el atentado más sangriento fue el cometido en la FIA, donde, según una fuente oficial, un suicida se hizo estallar en la puerta y otro más lo hizo ya en el interior del edificio.

En el momento del ataque, 14 personas estaban siendo interrogadas en la séptima planta del edificio, entre ellos dos sospechosos de ser terroristas suicidas que habían sido detenidos durante esta semana en Lahore, capital de la provincia oriental del Punjab.

La otra explosión tuvo lugar en un barrio residencial conocido como la "ciudad modelo" de Lahore, y causó la muerte de al menos cuatro personas, entre ellas dos niños, según "Geo TV".

Dos personas que iban en un turismo detonaron su carga explosiva cuando se encontraban en las inmediaciones de la oficina gubernamental de la agencia de publicidad, según fuentes policiales.

"Nuestra oficina no puede ser el objetivo, se han debido confundir por la proximidad de la Bilawal House -sede del partido de Benazir Bhutto-", explicó un responsable de la agencia a la cadena privada "Dawn".

Las autoridades paquistaníes han declarado el estado de "alerta máxima" en todo el país para prevenir nuevos atentados, según informó cadena privada "Dawn", mientras el Partido Popular de Pakistán (PPP) ordenó a los medios que abandonaran la residencia en Islamabad de su líder, Asif Alí Zardari.

La Oficina Federal de Investigación, de siete plantas, se encuentra en una concurrida área comercial donde había muchas tiendas abiertas y cientos de personas.

Las imágenes difundidas por las televisiones mostraron el inmueble de la FIA totalmente resquebrajado y con muchos de los tabiques derrumbados, por lo que se teme que el número de víctimas pueda aumentar mientras avanzan las tareas de rescate.

Ante la posibilidad de que el edificio se derrumbe por completo, las autoridades lo consideraron "peligroso" y comenzaron a evacuar a la gente en la zona, mientras las ambulancias y los servicios de rescate trasladaban a las víctimas a los hospitales de la ciudad, donde se ha declarado el "estado de emergencia".

El presidente paquistaní, Pervez Musharraf, ya ha condenado los ataques y ha dicho que "los culpables irán a la justicia".

Lahore, una ciudad habitualmente tranquila y considerada la capital cultural del país, se está viendo últimamente azotada por la violencia terrorista.

La semana pasada dos suicidas causaron la muerte de siete personas en el colegio naval de la ciudad y a principios de enero otro suicida se inmoló frente a la corte provincial y acabó con la vida de más de veinte personas.

Pakistán ha sufrido seis grandes ataques desde la celebración de las elecciones legislativas el pasado 18 de febrero.

El país combate la insurgencia islamista comandada por líderes talibanes y de Al Qaeda desde que Musharraf se unió en 2001 a la guerra de EEUU contra el terrorismo, aunque el año pasado la violencia experimentó un repunte tras la entrada del Ejército a sangre y fuego en la Mezquita Roja de Islamabad.

Este año, cerca de 600 personas han perdido ya la vida como consecuencia de la violencia en Pakistán, la mayoría de ellas en el conflictivo cinturón tribal y en la Provincia de la Frontera del Noroeste, territorios limítrofes con Afganistán.

  • 1