Local

El terrorismo sacude Pakistán

Los atentados terroristas se han recrudecido en las últimas semanas en Pakistán. El último ataque ocurrió ayer en la ciudad de Lahore, donde un comando terrorista se hizo durante más de ocho horas con el control de una academia policial, en la que perecieron ocho cadetes.

el 16 sep 2009 / 00:41 h.

TAGS:

Los atentados terroristas se han recrudecido en las últimas semanas en Pakistán. El último ataque ocurrió ayer en la ciudad de Lahore, donde un comando terrorista se hizo durante más de ocho horas con el control de una academia policial, en la que perecieron ocho cadetes.

El plan del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, de enviar 4.000 soldados adicionales a Afganistán para desactivar el terrorismo en ese país y en Pakistán está más que justificado a tenor de la oleada de atentados que están teniendo lugar en la zona. Un ejemplo que refleja la tensión que se viven es el ataque que sufrió ayer una academia de Policía en Lahore, que puso a las fuerzas de seguridad del país en máxima alerta, puesto que en el asalto perecieron ocho cadetes y varias decenas de personas sufrieron heridas en las ocho horas que duró el ataque de un comando terrorista, informaron a Efe fuentes oficiales.

En el asalto fedayín, el segundo que sufre Lahore este mes, participaron al menos siete terroristas, cuatro de los cuales se suicidaron al verse rodeados por las fuerzas de seguridad. Los atacantes habían salido a primera hora de la mañana de una mezquita adyacente al complejo policial, en el que penetraron por dos puntos camuflados con uniformes de guardias de seguridad y, algunos de ellos, con mochilas y la cara cubierta.

En el momento del ataque, cientos de cadetes hacían sus ejercicios. Los terroristas abrieron fuego contra ellos antes de hacerse con el control de un edificio de la academia, en el que se atrincheraron tomando entre 40 y 50 policías como rehenes, explicó a Efe el portavoz del Ejército paquistaní, Athar Abbas.

Una vez dentro, el comando se situó en la planta baja y en la azotea y mantuvo tiroteos con los rangers (paramilitares), miembros del Ejército y de los cuerpos de elite de la Policía que se desplegaron en torno al complejo, situado en la zona de Manawan, a unos cinco kilómetros de Lahore, capital provincial de Punjab. Los atacantes también dispararon a los helicópteros policiales que estuvieron sobrevolando la zona durante el ataque.

El titular de Interior, Rehman Malik, explicó a los medios paquistaníes que los distintos cuerpos de seguridad que participaron en la operación fueron forzando a los terroristas a subir pisos en el edificio, hasta conseguir reducirlos. Malik aseguró que cuatro de los terroristas se suicidaron haciendo estallar las cargas explosivas que portaban.

Las fuerzas de seguridad "han hecho su trabajo y llevado la operación a su final", declaró el ministro, quien observó que el comando estaba "bien entrenado" y preparado para su acción. "Es un ataque contra Pakistán. Tenemos que demostrar unidad. Estamos en guerra", subrayó Malik.

A lo largo de la jornada de ayer reinó la confusión y se barajaron cifras muy dispares de víctimas -una fuente policial llegó a decir que entre 60 y 70 agentes murieron-, aunque finalmente las autoridades redujeron a ocho el número fallecidos.

Malik apuntó a grupos yihadistas paquistaníes como posibles responsables del asalto, aunque no descartó que haya habido intervención extranjera. La acción recordó al asalto terrorista a la ciudad india de Bombay que a finales del pasado noviembre dejó 179 muertos, y del que la India culpó a Pakistán.

  • 1