Local

El terrorismo vuelve a golpear Rusia y provoca una matanza

el 28 nov 2009 / 20:46 h.

TAGS:

Los servicios de emergencia trabajan en uno de los vagones del tren de pasajeros ‘Nevski Express’, atacado en Rusia.

El terrorismo, ya casi olvidado, volvió a irrumpir la madrugada de ayer en la vida de los rusos con la explosión de un artefacto en el ferrocarril Moscú-San Petersburgo, que causó al menos 30 muertos.


El estallido de un artefacto explosivo de fabricación casera y una potencia equivalente a siete kilogramos de trilita provocó el descarrilamiento de los tres últimos vagones del tren de alta velocidad Nevski Express, que se dirigía a la antigua capital imperial. Horas más tarde una segunda bomba volvió a detonar sin causar víctimas ni daños en la misma zona del descarrilamiento.
"Según datos preliminares, se trató de la explosión de un artefacto de fabricación casera con una potencia equivalente a siete kilogramos de trilita", informó el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antigua KGB), Serguéi Bórtnikov en una reunión con el presidente ruso, Dmitri Medvédev.


Los equipos de investigación, compuestos por agentes del Interior y Seguridad de Moscú y San Petersburgo, hallaron elementos de la bomba, cuya explosión dejó en la vía un boquete de metro y medio de profundidad. Para facilitar su labor, fueron detenidas incluso las obras de levantamiento de los vagones desfigurados, bajo cuyos escombros aún podían quedar personas. El presidente de Ferrocarriles de Rusia, Vladímir Yakunin, fue el encargo de informar del hallazgo del segundo artefacto que "detonó a las 14.00 horas, de manera defectuosa".


Por el momento las autoridades rusas no precisan quiénes podrían ser los autores del atentado y ningún grupo terrorista ha asumido la autoría. "No disponemos de datos sobre la implicación de algún grupo extremista en la catástrofe del tren", dijo a la agencia rusa Interfax una fuente de la investigación. "El número exacto de los afectados está por precisar", indicó Marina Grídneva, portavoz de la Fiscalía General de Rusia, institución que cifra las víctimas en 30 muertos, más de una decena de desaparecidos y 96 heridos de diversa consideración.


Lo peor es que entre los heridos crece constantemente la cantidad de personas en estado grave, que según la ministra de Sanidad, Tatiana Gólikova, ya ha superado la mitad. Entre los afectados hay varios extranjeros y uno de ellos, un ciudadano italiano de 57 años que se encuentra en estado grave, ha tenido que ser trasladado en helicóptero a una clínica de San Petersburgo.


Entre pasajeros y los trabajadores del tren viajaban 682 personas en el Nevski Express, que desarrolla una velocidad de hasta 200 kilómetros por hora y cubre en 4 horas y 30 minutos los 740 kilómetros que separan Moscú de San Petersburgo. Los tres últimos vagones del tren descarrilaron a las 21.34 hora local del viernes a unos 25 kilómetros de la ciudad de Balogoye, en el tramo entre las estaciones Aleshinka y Uglovka, y a unos 100 kilómetros de la anterior catástrofe del Nevski Express.


tráfico restablecido. Durante el día de ayer, Ferrocarriles de Rusia anunció el restablecimiento parcial de la circulación de trenes en el tramo donde descarriló el tren. El tráfico ferroviario se reanudó a las 18.30 hora de Moscú (16.30 hora española), según confirmó el presidente de Ferrocarriles de Rusia, Vladímir Yakunin, en una reunión del gabinete de crisis creado para superar las consecuencias del ataque terrorista y asistir a la víctimas, informó la agencia rusa Interfax.


El presidente también aseguró que ya antes de medianoche la circulación de los trenes quedará completamente restablecida.

  • 1