Cultura

El thriller acecha el Festival de Málaga

El género del thriller copó ayer la jornada en la sección oficial de largometrajes del duodécimo Festival de Cine Español de Málaga con la presentación de Agallas, de Samuel Martín Mateos y Andrés Luque Pérez, y de Un buen hombre, dirigida por Juan Martínez Moreno.

el 16 sep 2009 / 01:34 h.

El género del thriller copó ayer la jornada en la sección oficial de largometrajes del duodécimo Festival de Cine Español de Málaga con la presentación de Agallas, de Samuel Martín Mateos y Andrés Luque Pérez, y de Un buen hombre, dirigida por Juan Martínez Moreno. En Agallas, Sebastián (Hugo Silva) es un delincuente de poca monta que, al salir de prisión, busca trabajo en Galicia y se gana la confianza del dueño de una empresa, Regueira (Carmelo Gómez), que no ha hecho su fortuna sólo con el marisco, y que le convierte en su ayudante.

Carmelo Gómez admitió ayer que, cuando recibió el guión, lo primero que pensó fue "que no harían la película, porque es una película difícil, de género, algo que no está de moda". También vio en Martín Mateos y Luque Pérez a dos hombres "que no quieren aparecer por ningún sitio, absolutamente discretos y normales", pero que con su "empeño y arrojo" han conseguido sacar adelante el proyecto "hablando con el cielo y con el infierno".

Para Gómez, los directores son "gente con mucho gusto por este oficio, que tienen ganas de hacer las cosas bien, y que podrían ser la esperanza para un futuro del cine". De este papel le atrajo que "por fin" le ofrecieran "un personaje sin un conflicto interno", en este caso "un personaje de acción que, cada vez que quiere conseguir un objetivo, tiene que hacer algo, y lo que hace es aquello que menos nos gusta".

En el segundo filme presentado ayer, Tristán Ulloa interpreta a un hombre que se enfrenta a un dilema moral después de presenciar cómo su mejor amigo y mentor asesina a su esposa. El personaje de Ulloa es Vicente, un profesor de Derecho a punto de conseguir la cátedra que anhela, para lo que tiene el apoyo de Fernando (Emilio Gutiérrez Caba), y todo se complica cuando ve el asesinato y se debate entre la posibilidad de delatar a su amigo o silenciar los hechos. "Es un tipo con una escala de valores muy estricta, que tiene claro lo que está bien y lo que está mal, lo blanco y lo negro, y no ve los grises ni los matices, y es un ultracatólico, muy conservador, para el que no hay excusas para caer en un pecado o en un crimen", dijo ayer Ulloa sobre su personaje.

A Gutiérrez Caba le parecía al leer el guión "que había imágenes que podían ser potentes si se sabía tratarlas bien", aunque siempre que le llega un texto "no se sabe lo que va a ocurrir, porque hay que ponerlo en imágenes y hay que fiarse de que se va a llevar a buen término".

  • 1