Local

El Tíbet eclipsa la llegada de la llama olímpica a China

China celebró en su capital, Pekín, con muchos globos y mayores medidas de seguridad, el inicio del relevo de la antorcha olímpica. El recorrido será el más largo de la historia de los Juegos,y discurrirá ante las protestas que protagonizarán defensores de la independencia del Tíbet. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 02:33 h.

TAGS:

China celebró en su capital, Pekín, con muchos globos y mayores medidas de seguridad, el inicio del relevo de la antorcha olímpica. El recorrido será el más largo de la historia de los Juegos y, quizás de los más amenazados, ante las protestas que protagonizarán defensores de la independencia del Tíbet.

Tras aterrizar en Pekín llegada directamente desde Grecia, la antorcha fue trasladada al corazón de la capital, la plaza de Tiananmen, rodeada por fuertes cordones de seguridad desde el domingo y con policías de paisano mezclados entre las cerca de 5.000 personas a las que se les permitió asistir a la gala. Para acceder a la plaza se obligó a los asistentes a pasar por arcos detectores de metales y dejar a la Policía hasta los mecheros.

El presidente chino, Hu Jintao, el vicepresidente Xi Jinping y el alcalde de Pekín, Guo Jinlong, figuraban entre los invitados destacados de la ceremonia, a la que asistieron también 600 periodistas y los embajadores de los países que recibirán la llama olímpica. Tras sonar el himno chino y el olímpico, Jinping lanzó un mensaje de concordia.

"Nos uniremos a nuestros amigos y traspasar con vigor el espíritu olímpico, impulsar el entendimiento y la amistad entre los pueblos del mundo y trabajar de forma incansable para levantar un mundo armonioso", dijo Linping, uno de los principales candidatos a ser el máximo líder del país cuando se retire Hu Jintao.

Precisamente, éste pasó la antorcha olímpica al atleta chino Liu Xiang, plusmarquista mundial de 110 metros vallas y campeón olímpico, con lo que comenzó oficialmente el relevo que llevará la llama a un periplo de varios meses por el mundo.

La antorcha volará a Kazajistán, donde arrancará hoy su recorrido, que le llevará a 19 ciudades de cinco continentes antes de regresar a China, donde pasará por 113 ciudades. En total se espera cubrir 137.000 kilómetros, el trayecto más largo de la historia olímpica.

La llama pasará dos veces por el Tíbet. En mayo hará su polémica parada en el Everest, una montaña sagrada para los tibetanos y, en junio, parará en la capital tibetana, Lhasa. El Gobierno chino podrá evitar las protestas en su país -el Everest está cerrado a los escaladores para evitar sorpresas-, pero no las que se realicen en el recorrido internacional.

Reporteros Sin Fronteras, que tiene la entrada vetada en China, ya boicoteó el encendido de la antorcha en Grecia. Pero hay más. Londres (la llama llega el 6 de abril), París (día 7) y San Francisco (día 9) prevén manifestaciones pro-tibetanas. Además, Buenos Aires, por donde la antorcha arribará dos días más tarde, cuenta con una importante comunidad de miembros de Falung Gong, y también se esperan movimientos ante las relaciones de Pekín con el Gobierno de Sudán, cuya presión se ha visto oscurecida tras las revueltas en el Tíbet.

  • 1