Deportes

El toque y la defensa dan el trofeo al Sevilla

El Sevilla FC regresa de Moscú con el Trofeo de los Ferrocarriles en la maleta, pero sobre todo con unas bases sólidas que deben cimentar el proyecto 2008/09 liderado por Manolo Jiménez en el banquillo. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 09:13 h.

El Sevilla FC regresa de Moscú con el Trofeo de los Ferrocarriles en la maleta, pero sobre todo con unas bases sólidas que deben cimentar el proyecto 2008/09 liderado por Manolo Jiménez en el banquillo. Tan cierto es que estamos en pretemporada y a casi un mes del inicio de la competición como que el conjunto sevillista va desprendiendo buenas, muy buenas sensaciones en su preparación.

En el encuentro de ayer ante el Lokomotiv, la final del citado torneo moscovita, el Sevilla volvió a exhibir las virtudes que le permitieron superar al Milan el pasado viernes: un juego de toque en corto, seguro, certero, y por momentos vistoso, seguridad defensiva a base de conjunción de líneas, de una presión bastante adelantada, y pegada y desequilibrio arriba, sobre todo merced a un envidiable juego de bandas.

Con estos argumentos goleó ayer al equipo anfitrión por 0-3, con goles de Romaric, Koné y Chevantón. Espectacular estuvo Diego Capel, que volvió locos una y otra vez a los defensores del Lokomotiv -hasta tres llegaron a ocuparse del almeriense- y fue el estilete del juego ofensivo sevillista durante todo el partido. De hecho, fue el asistente en el segundo y en el tercer tanto.

Cambios . Especialmente meritoria fue la imagen nervionense porque el técnico realizó seis cambios en el equipo inicial. Javi Varas ocupó la portería ofreciendo un gran nivel, parando incluso un penalti antes del descanso; Mosquera se situó en el lateral derecho dando muestras, una vez más, de su debilidad, con Squillaci y David Prieto como centrales -dúo cada día más consolidado- y Crespo en la izquierda.

En el centro del campo Adriano cambió de banda y jugó en la derecha, con Romaric y Maresca, de nuevo bien compenetrados, en la medular y Capel en la izquierda. Arriba, un activo y acertado Koné junto a un intermitente Ernesto Javier Chevantón.

Fue el once inicial ante un Lokomotiv que, si bien no tiene el nivel del Milan o el Chelsea, acumula ya 15 jornadas del campeonato ruso y está en plena temporada, de ahí su mejora en la segunda parte, en la que el Sevilla, cansado y castigado por la intensa lluvia, recurrió a un juego más sosegado, retrasó algo sus líneas y se limitó a verlas venir, eso sí, con oficio y solvencia en defensa, lo que no impidió que el equipo moscovita, por medio del internacional ruso Torbinski, se acercarse con peligro en alguna ocasión y lanzara un balón al palo.

El partido se había puesto de cara muy pronto, a los dos minutos, con gol de Romaric tras un saque de esquina. A los 20 minutos Koné remató de nuevo de cabeza un gran pase de Capel con la derecha. Chevantón cerró la cuenta a pase del almeriense en el minuto 83.

De este modo, el Sevilla se hace con la segunda edición del Trofeo de los Ferrocarriles y apuntala las bases de un bloque que, por lo visto hasta el momento, ofrece muy buenas vibraciones. El próximo fin de semana, antes otros dos gigantes como el Arsenal y el Inter, tendrá la oportunidad de seguid demostrándolo.

  • 1