Local

El Torrejón cerca a los Del Valle

Francisco del Valle, hermano del presunto asesino de Mari Luz Cortés, pidió ayer a la Junta una vivienda fuera del barrio onubense de El Torrejón para garantizar su seguridad y la de su familia. Los del Valle viven protegidos por la Policía después de los ataques de los vecinos. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 03:15 h.

TAGS:

Francisco del Valle, hermano del presunto asesino de Mari Luz Cortés, pidió ayer a la Junta una vivienda fuera del barrio onubense de El Torrejón para garantizar su seguridad y la de su familia. Los del Valle viven protegidos por la Policía después de que el lunes por la noche su casa fuera atacada por un centenar de vecinos.

Desde la tarde de ayer, dos grupos antidisturbios custodian la vivienda de Francisco, que denunció el intento de agresión sufrido el lunes por la tarde en la calle por su mujer e hija y, ya por la noche, en la vivienda. Los vecinos del barrio en el que también reside la familia Cortés y donde vivía el presunto asesino de Mari Luz, Santiago del Valle, consideran a los hermanos del pederasta cómplices del crimen.

Francisco del Valle pidió a la Junta que le proporcione una vivienda provisional fuera de El Torrejón porque teme por su vida, la de su mujer y sus tres hijos, de 17, 10 y 3 años. "Mis hijos no pueden ir al colegio y yo no puedo salir a trabajar", señaló. "Necesitamos salir de aquí" porque "la situación se va a poner aún peor", añadió. Por ello, pidió a la Junta una "solución transitoria hasta que se nos conceda una vivienda para evitar el trauma que están sufriendo mis hijos", ya que reconoció que no le importa "si hay que esperar para tener un destino definitivo".

No es la primera vez que los vecinos de El Torrejón atacan a la familia de Santiago y Rosa del Valle. Desde que ambos fueran detenidos como presuntos autores del asesinato de la niña de cinco años, los hermanos han estado en el punto de mira. Sobre todo Francisco y José, que todavían viven en El Torrejón. No obstante, los ataques se han endurecido en las últimas horas.

El lunes por la tarde, su mujer y su hija de 17 años fueron increpadas al ir a un supermercado, por lo que tuvieron que ser atendidas por el 061 por ataques de ansiedad. Ya por la noche, cientos de vecinos trataron de tirar a patadas la vivienda familiar de los Valle, por lo que avisaron a la Policía y hasta el lugar se desplazaron agentes antidisturbios, que fueron recibidos con piedras y botellas, que volaron por el aire. La concentración vecinal se prolongó hasta pasadas las dos de la madrugada.

Francisco del Valle destacó que "siempre" ha colaborado con la Policía, que les "está apoyando", y que también lo ha hecho con la familia de Mari Luz porque "es del barrio y todo lo que pase nos duele".

El subdelegado del Gobierno en Huelva, Manuel Bago, también defendió la colaboración "positiva" de Francisco del Valle durante la investigación policial por lo que "no se merece el trato que está recibiendo". Hizo un llamamiento a "la serenidad, responsabilidad y cordura a toda la barriada".

  • 1