Local

El tráfico por el Centro en horario comercial se reduce a la mitad

Una media de 2.000 coches al día incumplió la limitación de los 45 minutos durante los primeros meses de aplicación del plan

el 10 jul 2011 / 18:05 h.

TAGS:

El anterior gobierno municipal instaló cámaras para controlar el acceso del tráfico privado al Centro.

La movilidad del casco histórico está a punto de sufrir otra transformación. Del proceso marcado por las peatonalizaciones , la implantación de medios de transporte como el Metrocentro y el plan de restricciones de tráfico implantado en 2011, se pasará a la liberalización del tráfico anunciada por el nuevo gobierno hasta que no se construyan al menos tres aparcamientos rotatorios y se complete una ampliación del Metro que transite por el casco histórico.

A este punto de inflexión, que rechazan los que fueran socios de gobierno -PSOE e IU-, así como distintos colectivos , pero que cuenta con el respaldo de varias entidades vecinales y sobre todo de los comerciantes , la ciudad llega con una imagen completamente distinta a la de hace cuatro años: durante todas las franjas horarias, pero especialmente en el periodo comercial -donde más afluencia de personas hay en el Centro para ir a sus puestos de trabajo o realizar gestiones- el número de vehículos que circulan por el Centro se ha reducido a la mitad. Si en el inicio del mandato, entre las ocho de la mañana y las nueve de la noche circulaban a todas horas -salvo de tres a cuatro de la tarde- más de 11.000 coches por el casco histórico, ahora el máximo está en los 6.892 que circulan por el núcleo urbano de dos a tres de la tarde. Fuera del horario comercial, la tendencia se mantiene igual que antes del plan, lo que refleja que no se ha producido un cambio de hábitos -entrar antes o después en el Centro para esquivar la limitación-. En total, se ha pasado de un tráfico que rondaba los 200.000 vehículos al día a 97.970.

No es el único cambio de conducta. Antes el casco histórico era empleado como una vía de tránsito y como una zona a la que, pese a las dificultades de estacionamiento, se podía acceder con el vehículo para permanecer en él. Ahora, el número de coches que acceden al núcleo urbano sin ser residente o tener un permiso autorizado -por pertenecer a una empresa de carga y descarga, ser cliente de un hotel o tener un permiso específico- se ha reducido hasta quedar por debajo de los 10.000 vehículos de media.


De éstos, tres cuartas partes cumplen el límite de tiempo de los 45 minutos incluido en el Plan Centro, mientras que el resto rebasa esta cifra. Una parte, mínima, el 2% entre ese límite y una hora. El resto permanecen más tiempo y, de hecho, un 8,46% de los coches que entran permanecen en el casco histórico más de cuatro horas. De éstos, una parte son residentes que no han conseguido regularizar su situación a tiempo , según recoge en un informe fechado el pasado mes de febrero la Delegación de Movilidad del anterior gobierno municipal. Estos datos revelan que hay una media de 2.000 vehículos al día que incumplen la norma y que, por tanto, pueden ser objeto de sanciones de 70 euros al ser detectados por el sistema de control con cámaras de los accesos.

En el otro lado de la balanza, las gestiones que se realizan en coche se han agilizado sensiblemente. Un 36% de los coches circulan por el Centro menos de diez minutos, un 20% de diez a 20 y otro 20% entre veinte y 45. En total, un 77,61% de los coches cumplen la norma tal y como está diseñada ahora. La media quedó así establecida el pasado mes de febrero en sesenta minutos frente a los ochenta con los que se inició el Plan Centro.

No se trata en cualquier caso de tiempos homogéneos, sino con evidentes diferencias entre las jornadas laborales y los fines de semana. Los análisis de las primeras semanas de funcionamiento del Plan Centro demostraron cómo durante la Navidad y en las jornadas festivas -cuando no hay restricciones del Plan Centro- se produce un cambio brusco de tendencia. El tránsito de vehículos cae de forma brusca y, sin embargo, aumentan los tiempos de estancia en el casco histórico.

Estos datos llegan además acompañados de otros efectos que se buscaban con el Plan Centro y que han encontrado su respuesta. Los estudios con los que contaba el área de Movilidad revelaban un aumento del uso del transporte público , especialmente de los taxis, e incluso de los aparcamientos rotatorios -aunque éstos de forma muy leve-. Y, por supuesto, una reducción de la contaminación . El informe elaborado en febrero realizó una estimación: se pueden eliminar 3.000 toneladas al año de CO2 provocadas por la disminución del tráfico y 810 por el recorte en los tiempos de estancia.

En estos datos, en la adaptación que parcialmente se ha producido y en indicadores como el resultado del último estudio del Centro Andaluz de Prospectiva, que apuntaba que más del 50% de los sevillanos están en contra de la derogación del Plan Centro , se basan los grupos de la oposición y distintos colectivos vecinales para pedir que no se suprima la iniciativa.

En el otro lado de la balanza siguen estando asociaciones de vecinos que denuncian las incomodidades que les puede causar el plan, y sobre todo los comerciantes . El descenso del tráfico por el Centro lleva para ellos aparejada una reducción de los clientes y una caída sensible de los ingresos. Para este sector, el uso del transporte público y la utilización de los aparcamientos subterráneos no compensan aún lo suficiente la limitación para circular por el Centro de la ciudad.

  • 1