Cultura

El traje de flamenca, un vestido muy 'majo'

La antropóloga Rosa María Martínez publica un estudio sobre la evolución de este traje regional, único que tiene moda.

el 06 ene 2010 / 22:05 h.

La escritora Clara Sánchez posa tras ser declarada vencedora de la 66 edición del Premio Nadal.
"Tuve la oportunidad de diseñar los trajes de varios espectáculos flamencos, y cada uno de ellos se basaba en una época concreta. Ahí me di cuenta de que no existía investigación sobre la historia del traje de flamenca". Y por eso, la antropóloga Rosa María Martínez ha pasado más de una década investigando el vestido típico andaluz, cosa que ha culminado ahora con la publicación de la obra El traje de flamenca (Signatura Ediciones).

Según presume, es el primer estudio de carácter científico que se ha hecho sobre el tema, porque hasta el momento, únicamente "había mucha literatura sobre su historia". La autora, en base a los datos cosechados en su estudio, explica los vaivenes del uso del traje en la Historia según la situación política y social en la que se encuentra el país en cada período.

Sobre el nacimiento del traje, Martínez sitúa el origen en el primitivo traje de maja del siglo XVIII, aunque cuenta que las vestimentas de los serranos -anteriores a éste- podrían considerarse también un precedente.

Afirma la autora que "la majeza era una forma de ser, de comportarse y de ataviarse por parte de las clases populares, muy lujosa y muy vistosa. Era compensar el sentimiento de inferioridad que, aunque no lo tuvieran presente, era obvio que existía".

Luego llegó la invasión napoleónica a España (1808-1814). Ante ella, la "aristocracia rancia española, en contraste a quienes se manifiestan afrancesados, se viste con el atuendo de los majos, para acercarse al pueblo".

De todas formas, según el estudio presentado, éstos únicamente son precedentes del actual traje, cuyo nacimiento como tal, dice la autora, va aparejado a la evolución, que, con la entrada de la moda (un invento francés), sufre la vestimenta de los majos, influenciada por la de las gitanas de la época y la adaptación para los espectáculos flamencos que tanto abundaban en la época.

Además, añade que, "cuando se crea la Feria de Sevilla -aproximadamente en 1857- y aparecen los cafés-cantante, en los que las gitanas conservan el traje popular con sus adaptaciones, puede situarse el punto de partida del traje de flamenca tal y como se conoce hoy en día". Aunque, para ser más exactos, "los primeros trajes son los que utilizan, ya a finales del XIX, las artistas de etnia gitana".

Ya antes de existir con su identidad actual, Rosa María Martínez expresa que el traje evidencia la relación existente entre las clases populares y la dominante: "La política, la historia y los movimientos sociales van completamente reflejados en el traje de gitana". Por ejemplo, si ante los afrancesados la alta alcurnia se vestía como el pueblo, tras la Guerra Civil, en la década de los 50, "las clases altas no los usaron para ir a la Feria, las chicas bien acudían con un vestido de fiesta".

Asevera también la autora que el Franquismo utilizó el traje otorgándole la condición de español en lugar de andaluz. Por este motivo, tras la muerte del dictador y con la explosión de los nacionalismos en España que se da con la llegada de la democracia, clases alta, baja y media "vuelven a ponerse de acuerdo en la utilización del traje en la Feria, como reivindicación de lo andaluz frente a la mala utilización que hizo la dictadura franquista de esta indumentaria".

Así, el uso del traje ha sufrido muchas variaciones a lo largo de su historia. Nacido del pueblo, dependiendo de la relación entre ricos y pobres, lo usaron los primeros, los segundos y, un rara avis, ambos al mismo tiempo.

Para las romerías, para las ferias y para el ir al tablao

Visiones y utilizaciones del traje aparte, la antropóloga Rosa María Martínez también investiga en su publicación los diferentes tipos de vestidos existentes y llega a la conclusión de que hay tres modelos básicos, aunque como siempre, todo podría dividirse más. Según afirma, cada uno de los modelos aparece a la vez en el tiempo, ninguno está hecho a partir de la evolución de otro. Todos nacen a partir del de majo. Los tipos de traje son: el de las romerías, cuya característica principal es la comodidad. El de las ferias, que combina comodidad y lucimiento. Y el de los espectáculos, muy incómodo, pero perfecto para lucirlo sobre el tablao.

  • 1