Local

El tranvía ya anda sin cables

El sistema pasa la prueba y se encargan los vehículos más estrechos

el 04 may 2010 / 19:08 h.

TAGS:

En febrero se realizaron las primeras pruebas de unidades del tranvía sin catenarias.

El nuevo sistema de batería que permite al tranvía circular sin catenarias ha pasado la prueba. Tras dos meses de ensayos, con y sin carga, el modelo ha sido homologado y a partir de hoy ya podrá funcionar sin conexión a los cables. Será un primer paso que afecta sólo a una unidad, mientras que las otras cuatro seguirán necesitando de una conexión permanente a la red eléctrica. Pero a partir de ahora se inicia una cuenta atrás. El Consistorio ya ha llegado a un acuerdo con CAF Santana para que construya cuatro nuevas unidades más estrechas y con el nuevo sistema de batería ya implantado. Éstas deben estar, si se cumplen los plazos, antes de la Semana Santa de 2011. Una vez que esto se produzca se podrán retirar definitivamente las catenarias y avanzar en un nuevo diseño de la red de Metrocentro que permita penetrar en las calles del Centro.


Las pruebas que comenzaron a finales de febrero han llegado a su punto y final. La primera fase, con ensayos por las noches con el vehículo vacío, y la segunda, en la que las unidades llevaban carga e incluso tenían encendido el aire acondicionado, -aunque finalmente se decidió no realizar una ronda de invitaciones a entidades y colectivos vecinales- han sido satisfactorias. El modelo ha sido homologado, según confirmaron fuentes municipales. Y a partir de hoy, con la prueba que protagonizarán el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, el presidente de Tussam, Francisco Fernández, y el vicepresidente de la empresa municipal de transportes, Juan Ramón Troncoso, podrá funcionar con normalidad.


Desde que CAF le presentó al Ayuntamiento su nueva tecnología se abrió una negociación para definir si ésta se aplicaba a los vehículos de los que ya dispone el Ayuntamiento -como ha ocurrido con la unidad que está ahora mismo en pruebas- o si se aprovechaba para devolver estas unidades y adquirir otras nuevas con menor anchura y el sistema ya incorporado. Las conversaciones y las pruebas han permitido al Consistorio encarar con garantías la segunda opción de forma completamente gratuita. Si se cumplen los plazos acordados los nuevos tranvías estarán a disposición del Ayuntamiento en marzo de 2011, dos meses antes de las elecciones municipales.
El nuevo sistema diseñado por CAF Santana permite la recarga del vehículo en las paradas aprovechando la energía del frenado y una sola catenaria instalada en la estación en la que el tranvía permanecerá parado -90 segundos para una carga completa, y 30 en las estaciones intermedias-. Esto concede al vehículo una autonomía de entre 1,2 y 1,4 kilómetros, dependiendo de las condiciones del trazado. De esta forma se podría retirar el cableado del tramo comprendido entre el Archivo de Indias y la Plaza Nueva.


La supresión de las catenarias fue uno de los compromisos del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, cuando impulsó definitivamente la implantación del Metrocentro en la Avenida de la Constitución y en la calle San Fernando. Pero las dificultades tecnológicas de la empresa adjudicataria retrasaron este proceso. Para atenuar el impacto visual, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con la firma para que retirase el cableado durante la Semana Santa de forma gratuita y acometió un plan de sustitución de las catenarias por farolas fernandinas para mejorar el entorno de la Catedral.


Según el contrato firmado entre el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria en diciembre de 2008, el sistema de autonomía de batería debía estar listo y entregado antes del 30 de abril del presente año. No fue así. En caso de incumplimiento, una cláusula obligaba a la firma a abonar una penalización del 0,2% sobre el coste del sistema por cada mes de retraso. Esta condición es la que se ha usado en la negociación para forzar un acuerdo que permita tener en marzo de 2011 unos vehículos nuevos más estrechos y con el nuevo sistema ya incorporado sin un coste adicional para las arcas municipales.

  • 1