Local

El "triunfo" de Viera y su nueva mayoría

El secretario provincial celebró la victoria como un triunfo frente a Susana Díaz.

el 04 feb 2012 / 22:55 h.

TAGS:

José Antonio Viera aplaude a Rubalcaba ya proclamado como nuevo secretario general del PSOE.

Instantes después de ser elegido secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba abrazó efusivamente a José Antonio Viera. El secretario provincial de los socialistas sevillanos, el anfitrión del congreso, el máximo dirigente de la única federación que ha resistido los últimos vuelcos electorales del PP y quien había protagonizado el pulso más tenso en los días previos a la votación fue ayer uno de los principales triunfadores. Una “victoria moral” resumían sus más próximos. Tanto él como su entorno, algunos de los principales alcaldes de la provincia y dirigentes como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis o José Caballos, celebraron el resultado como una victoria propia frente a la otra mitad del partido en Sevilla, la pilotada por Susana Díaz. Se abre así una nueva mayoría entre los socialistas de Sevilla, que tiene ante sí tres retos a partir de ahora. El primero, lograr peso en la Ejecutiva Federal. El segundo, la elaboración de una lista electoral para el Parlamento andaluz en la que la Ejecutiva tendrá ahora manos libres y en la que la primera incógnita por resolver es si José Antonio Griñán la encabezará. Viera expresó públicamente su disposición a que así sea. Y, en tercer lugar, ser la pieza clave que permita al PSOE mantener la Junta de Andalucía el 25 de marzo.

Viera se mostró abierto al diálogo, dispuesto a rebajar el pulso que le ha enfrentado con la dirección regional pero sin olvidar lo ocurrido: las “relaciones personales” que se han deteriorado y lo que desde el entorno de la Ejecutiva Provincial se han considerado comportamientos “irregulares” e incluso “ilegales” dirigidos desde el Regional. “Los estrategas están para analizar lo ocurrido y si en algo se ha podido errar, sacar conclusiones y corregirlo”, apuntó en referencia a la campaña activa de apoyo a Carme Chacón protagonizada en Sevilla por la dirección regional. “Queda claro que entre nuestros militantes lo más sagrado es la libertad y el compromiso”, señaló Viera, para a continuación tratar de zanjar el conflicto: “Se han terminado las posiciones, llega la unidad”. Pero difícilmente la cohesión se recuperará. El PSOE llegó a una situación límite. Y ahora hay una nueva mayoría, y un sector que ha quedado derrotado. Esto inevitablemente conllevará cambios internos. No sólo Viera sale reforzado, también los dirigentes que mostraron con mayor firmeza su respaldo al secretario provincial en su pulso con el Regional y con un sector de su propia Ejecutiva encabezado por Fernando Rodríguez Villalobos. En primer lugar su entorno más cercano, con dirigentes como Enrique Coussinou, Ramón Díaz o el alcalde de La Rinconada, Javier Fernández. Junto a ellos, algunos de los principales regidores de la provincia como Antonio Gutiérrez Limones y Francisco Toscano, quien tras protagonizar un enfrentamiento con el regional y denunciar presiones, aludía ayer a las consecuencias de lo ocurrido: “Ellos tomaron las decisiones y, por pocos votos, pero no ha salido su candidato”. Y, por último, dos sectores que habían quedado relegados a un segundo plano durante los últimos años: el entorno de José Caballos y el de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien ayer fue el principal enlace de los afines a Rubalcaba en Sevilla al ser su interventor.

En el otro lado queda el sector cercano a Susana Díaz con referentes como Carmelo Gómez en la capital o Fernando Zamora y Fernando Rodríguez Villalobos en la provincia. Desde una parte de este sector se había convertido el congreso y su apuesta por Carme Chacón en un primer avance hacia un objetivo que, desde el sector de la Ejecutiva afín a Viera, veían trazado: aprovechar la derrota de Viera y la tensión vivida estos días para forzar la dimisión del secretario provincial e incluso montar una gestora. De ahí el nivel de tensión alcanzado en la provincia estas últimas semanas. Desde que se iniciaron los movimientos para desequilibrar la estructuras menores como las Juventudes Socialistas y Macarena hasta que se remitió una carta a alcaldes pidiendo una adhesión a José Antonio Griñán. El pulso, en el que no participaron todos los dirigentes afines a Susana Díaz, sólo una parte, derivó en un congresillo provincial para la elección de delegados en el que las dos partes llegaron a hacer cuentas por si era necesario llegar a una votación de dos listas que hubiera convertido la situación interna en insostenible. Se acabó llegando a un acuerdo: un reparto de delegados que dejó más conformes a los afines a la dirección regional que a los partidarios del provincial. Poco importa quién ganara ayer en la delegación de Sevilla.Nunca se sabrá. Lo cierto es que la tesis de Viera y de su entorno es la que se impuso. Y que Susana Díaz y Villalobos tuvieron que convocar al cierre de las votaciones a su sector para buscar una estrategia para el futuro.

Y como parte de este sector pero con una posición desdibujada queda el portavoz del grupo municipal socialista, Juan Espadas. Su apoyo expreso a Carme Chacón a última hora desconcertó a Viera (quien había propuesto su nombre como delegado), a su entorno y a muchas de las direcciones de las agrupaciones de la capital, que de forma mayoritaria (salvo excepciones como Casco Antiguo, Triana y San Jerónimo) habían mostrado en mayor o menor medida su respaldo a Rubalcaba. “Ahora debe ser él el que intente restablecer la situación para poder asumir estos tres años en el Ayuntamiento, pero no le será fácil”, apuntaron desde el entorno de Viera. “El liderazgo que necesitaba y que llevaba más de un año buscando se lo ha cargado en una semana”, resumen varios dirigentes próximos a Viera.

Y en este escenario, ¿qué ocurrirá ahora en el PSOE de Sevilla? Las incógnitas deben empezar a resolverse hoy mismo. Lo primero será conocer el nombre que desde la Ejecutiva dan por seguro que estará en la dirección federal y que sustituirá a Soledad Cabezón, quien mostró su apoyo a Carme Chacón. Lo segundo organizar una lista en la que la dirección provincial debe ahora tener manos libres. Si Griñán decide encabezarla (ayer aún no lo había comunicado) el pulso empezará a partir del número dos, el que debía ocupar Susana Díaz. Y a partir de ahí, el resto de puestos quedan en manos de Viera. “Estarán los mejores”, resumían desde el Provincial, desde donde incidieron en que se escucharán todas las voces.

Pero el resultado es el resultado y el nuevo reparto de equilibrios en el partido es el que es. Viera y su nuevo entorno han salido reforzados. Susana Díaz y su sector afín, debilitados. Todo eso a la espera de los avances que se produzcan en la instrucción del caso de los ERE, en la que el nombre de José Antonio Viera ya ha aparecido en varias ocasiones. Y con un escenario de fondo: la campaña de las elecciones autonómicas, para la que todos anuncian un trabajo a “destajo” y cohesionado al margen de lo ocurrido en este congreso.

  • 1