lunes, 17 diciembre 2018
01:26
, última actualización
Local

El TSJA aprecia posible tráfico de influencias y prevaricación de Monteseirín

Ha dictado una providencia por su actuación en la incorporación de un asesor suyo a una fundación municipal.

el 09 feb 2015 / 12:41 h.

TAGS:

monteseirin El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha dictado una providencia en la que aprecia posibles delitos de tráfico de influencias y prevaricación en el exalcalde de Sevilla Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) por su actuación en la incorporación de un asesor suyo a una fundación municipal. En la providencia, a la que ha tenido acceso Efe, la sala de lo Social del TSJA afirma que también habría cometido esos delitos el asesor Domingo Enrique Castaño, que está imputado por el posible cobro de comisiones a través de Fitonovo y por la venta de suelos de Mercasevilla. Los posibles delitos del exalcalde socialista durante doce años los habría detectado el TSJA tras el recurso presentado por Castaño por su despido de la Fundación DeSevilla. Un juzgado de lo Social de Sevilla rechazó la demanda de Castaño, que luego recurrió ante el TSJA. Además de rechazar la demanda, el TSJA afirma que los hechos relatados pueden ser constitutivos de ambos delitos por parte de Monteseirín, y también remite testimonio de su sentencia al juzgado de guardia para que se reparta por turno para investigar la actuación del exalcalde. La Fundación DeSevilla había pedido en diciembre pasado que Monteseirín declarara como imputado después de que el TSJA considerara que incurrió en un posible delito en la readmisión de Castaño en la Fundación para la Formación, Innovación y Cooperación de Sevilla (DeSevilla). Monteseirín habría solicitado el 26 de mayo del 2011, como presidente de la fundación, la reincorporación de Castaño en la asesoría jurídica con un sueldo anual de 35.000 euros, según el alto tribunal andaluz. El 3 de junio de ese año, la fundación solicitó de la Delegación Provincial de Empleo la autorización de un ERE para la extinción de 12 de los 22 trabajadores de la fundación, y ocho días antes Monteseirín ordenó la incorporación de Castaño a la fundación, lo que finalmente se hizo, indica el TSJA. Además, considera que Castaño inició el disfrute de excedencia el 16 de septiembre de 2007, que le fue tácitamente concedida y que permanecía en ella cuando en fechas anteriores la misma fundación había denegado el reingreso. Esto "supuso o que hubo un despido o que se negaba toda relación laboral con la misma, sin que el actor (Castaño) hubiera accionado, y sin embargo se le reconoce por la fundación, previo informe de su secretario, que estaba en excedencia 'tácita' -figura inexistente en el ordenamiento jurídico-", subraya el TSJA. Una vez liquidada la fundación, Castaño fue despedido cuando ya gobernaba el actual alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), y obtuvo la indemnización por despido objetivo de 1.698,99 euros, y por el preaviso incumplido 1.273,75 euros, todo ello tras una aportación extraordinaria del Ayuntamiento.

  • 1