Local

El TSJA desestima el recurso de apelación de Pardo y confirma su ingreso en prisión

el 27 ene 2011 / 13:48 h.

TAGS:

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de  Andalucía (TSJA) ha resuelto desestimar el recurso de apelación  interpuesto por la representación legal del contratista José Pardo,  condenado a tres años y nueve meses de cárcel como responsable de  sendos delitos de malversación y falsedad documental al beneficiarse  del cobro de obras no ejecutadas en el Distrito Macarena de Sevilla,  por lo cual se confirma el ingreso en prisión ya ratificado por la  Audiencia Provincial.

En un auto contra el que no cabe recurso, al que ha tenido acceso  Europa Press, el presidente del TSJA, Lorenzo del Río, confirma así  el rechazo al recurso de súplica presentado por Pardo, denegando la  petición de sustituir la pena de 21 meses de prisión correspondiente  al delito de falsedad documental por el pago de una multa.

En la delimitación del objeto del recurso, el Alto Tribunal  andaluz recuerda que la existencia de los institutos de suspensión y  sustitución de penas "no pueden concebirse como alternativas variadas  y generales a la ejecución de penas privativas de libertad", sin que,  además, quepa admitir, "salvo en supuestos excepcionales", una  especie de "derecho del penado a elegir, modificar o variar las  condiciones del cumplimiento de los beneficios concedidos para evitar  la efectiva ejecución material de la pena de prisión".

Así, y bajo las premisas de que para suspender la condena de  prisión el condenado debe haber delinquido por primera vez, ésta no  debe ser superior a dos años y se deben haber satisfecho las  responsabilidades civiles originadas, considera el TSJA que es  imposible suspender la ejecución de las penas impuestas a Pardo, ya  que, según el articulado del Código Penal, la suma de las penas  impuestas no puede ser superior a los dos años de privación de  libertad.

En lo tocante a la sustitución, la Sala admite la concurrencia al  menos formal del requisito temporal, ya que ninguna de las condenas  impuestas tiene una duración superior a dos años -para la  sustitución ha de computarse individualmente el límite de duración de  la prisión de cada una de las penas individuales-, si bien recalca  que la sustitución no es un beneficio aconsejable en todos los casos,  puesto que esta posibilidad "excepcional" sólo puede justificarse  "desde la perspectiva de los fines de prevención especial y de  resocialización del delincuente, sin que los restantes fines de la  pena sufran merma por la sustitución".

"HISTORIAL DELICTIVO SUMAMENTE GRAVE"


Por todo ello, las penas impuestas sucesivamente a Pardo, a pesar  de que se hayan cancelado sus antecedentes, "describen un historial  delictivo sumamente grave", ratificando el dictamen de la Audiencia  de que la trayectoria del encartado "denota peligrosidad y falta de  estímulos reinsertadores de las condenas sufridas".  

Respecto a la falta de abono de la indemnización y multa fijadas  en la sentencia, al tiempo de instar la sustitución de las penas  impuestas, "resulta evidente que ni siquiera se ha podido efectuar el  requerimiento de pago, por no encontrarse en su domicilio, habiéndose  negado a firmar la madre por orden de su hijo", según el TSJA, que  añade que la "inconsistente" e "inconcreta" argumentación del  apelante impide modificar el criterio mantenido en la resolución  objeto de impugnación.

Por último, en lo que se refiere a las enfermedades que relaciona  -asegura haber sufrido dos infartos de miocardio- "no están  suficientemente acreditadas" y, en todo caso, son susceptibles de  tratamiento médico-farmacéutico en un centro penitenciario, sin que  pueda presumirse agravación de éstas.

  • 1