El TSJA determina que el solar del Algarrobico pertenece a la Junta

Chaves adquirió los terrenos para devolver a su estado original la zona protegida. El Ayuntamiento de Carboneras y los dueños del hotel se opusieron a la compra

el 11 oct 2013 / 23:52 h.

La Junta de Andalucía es la propietaria de los terrenos sobre los que se levanta el hotel Azata del Sol en El Algarrobico, en Carboneras (Almería), que adquirió por 2,3 millones de euros a la promotora en septiembre de 2006 con idea –según el entonces presidente del Gobierno andaluz, Manuel Chaves– de restaurar la zona para devolverla al estado anterior a su construcción y hacer “desaparecer” el establecimiento de una veintena de plantas y 411 habitaciones. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha dado validez al derecho de retracto ejercido por la Junta sobre cinco fincas de Azata y establece que el suelo es de titularidad pública. En un auto al que ha tenido acceso Europa Press desestima así el recurso que elevó el Ayuntamiento de Carboneras a la espera de resolver otros dos en el mismo sentido interpuestos por Azata SL y por Azata del Sol, constructora del hotel. La sentencia, contra la que cabe recurso de casación ante el Supremo, establece que el derecho de retracto es conforme a derecho y designa al delegado de Medio Ambiente en Almería para que, en nombre de la Junta, formalice “las escrituras de compraventa o, en su defecto, actas de pago y ocupación”, así como la demás documentación necesaria para la “total inscripción” de las cinco fincas en “los registros pertinentes”. Respecto a la posibilidad de restaurar los terrenos a su estado primitivo, el TSJA apunta que el destino de los suelos “es una cuestión que se suscitará con posterioridad a resultas del derecho de retracto”. El tribunal respalda así la compra que la Junta justificó por la necesidad de proteger los valores medioambientales del parque natural de Cabo de Gata-Níjar, “dentro de cuyos límites se ubicaban los terrenos vendidos” de acuerdo a la ampliación del espacio protegido que se hizo en 1994 con el Plan de Ordenación de Recursos Naturales que regulaba el parque. Azata adquirió los terrenos sobre los que se levanta el hotel de El Algarrobico en 1999. En el contrato de compraventa, “las partes vendedoras hacían constar que las fincas objeto de la escritura no estaban enclavadas en el parque natural, no existiendo limitación urbanística alguna que impidiese el desarrollo del planeamiento urbanístico y del plan parcial”. El proyecto fue aprobado en 2001 por el Ayuntamiento de Carboneras. El tribunal considera, sin embargo, que los derechos de tanteo y retracto son facultades “inherentes” a que se declare un espacio como protegido y que la administración puede ejercerlo “con independencia del plan que lo regule y de la calificación urbanística”. Así, subraya que el interés medioambiental del paraje “resulta notorio”, por estar bajo hasta seis figuras conservacionistas europeas y alude a otra sentencia de la misma sala de junio de 2012 en la que se revocaba el plan de ordenación de 2008, al entender que había rebajado el nivel de protección respecto a 1994. Poco después el mismo tribunal emitía un auto en el que se declaraba el paraje “espacio protegido no urbanizable”.

  • 1