Local

El TSJA no ve discriminación en las faldas de las clínicas Pascual

Las faldas no discriminan ni suponen un riesgo para las enfermeras en materia de salud laboral. Es la conclusión a la que ha llegado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que da la razón a la empresa José Manuel Pascual Pascual S. A. porque defiende el derecho de la compañía a elegir el uniforme de sus empleados. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 19:44 h.

TAGS:

Las faldas no discriminan ni suponen un riesgo para las enfermeras en materia de salud laboral. Es la conclusión a la que ha llegado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que da la razón a la empresa José Manuel Pascual Pascual S. A. porque defiende el derecho de la compañía a elegir el uniforme de sus empleados.

La sentencia se basa en el Estatuto de los Trabajadores para decir que estas empleadas deben cumplir obligaciones concretas como llevar una determinada indumentaria mientras que no se atente contra su honor. En este sentido, el tribunal entiende que la compañía no vulnera los derechos fundamentales de las denunciantes sino que pretende tener un signo de identidad de cara al público. "Que el uso social haya admitido en la actualidad la utilización indistinta por parte de la mujer de falda o pantalón, no supone que, en atención de un servicio laboral de naturaleza determinada, no pueda imponerse un determinado uniforme", explica el TSJA, que insiste en que en estos centros de salud se ha utilizado esta vestimenta desde hace 15 años sin incidencias.

Después de que una decena de mujeres de la clínica San Rafael denunciara el pasado mes de marzo que se sentía discriminada por el uniforme, CCOO llevó el caso a los tribunales. Ayer, tras conocer la decisión judicial, este sindicato anunció que no se rendirá y que recurrirá al Tribunal Supremo. "Estamos hablando de que un enfermero puede llevar un pantalón y no está degenerando la imagen de la empresa y si lo lleva una chica que es enfermera parece ser que sí. Eso es discriminación lo diga el TSJA o lo diga quien lo diga", señaló José Antonio Aparicio, el secretario general de Sanidad de CCOO.

Aún así, las trabajadoras que se habían resistido hasta ahora a llevar esta vestimenta se pusieron ayer la falda, el delantal y la cofia para no generar conflicto, según explicó la presidenta del comité de empresa, Adela Sastre, quien, decepcionada, indicó que con este fallo judicial "se reafirma nuestro convencimiento de que estamos en una sociedad machista". La situación ahora es distinta porque el empresario tiene la ley de su parte y puede adoptar medidas si sus empleadas no acatan la normativa sobre el vestuario. "A mi cliente se la ha dado la razón en cuanto al uso del uniforme. A partir de ahí quien incumpla cualquier norma de la empresa que le ampare y que sea legal sabrá a lo que tendrá que atenerse", advirtió Martín José García, abogado de la empresa.

  • 1