Local

El TSJA ordena adaptar materias de Enfermería a una alumna sorda

La Universidad de Almería tendrá que adaptar para una alumna sorda de la diplomatura de Enfermería la parte práctica de dos asignaturas por las que no fue evaluada debido a su discapacidad. Según un fallo del TSJA, la Universidad debió haber adaptado el curriculum cuando la alumna formalizó la primera matrícula en 1999.

el 16 sep 2009 / 00:44 h.

TAGS:

La Universidad de Almería tendrá que adaptar para una alumna sorda de la diplomatura de Enfermería la parte práctica de dos asignaturas por las que no fue evaluada debido a su discapacidad. Según un fallo del TSJA, la Universidad debió haber adaptado el curriculum cuando la alumna formalizó la primera matrícula en 1999.

La sentencia, informó ayer Europa Press, recrimina a la universidad que no realizara los "necesarios refuerzos educativos, entendidos como una medida ordinaria de atención a la diversidad" puesto que la alumna hizo constar en todo momento que padece una minusvalía superior al 33%. El fallo del TSJA censura también a la Escuela de Enfermería y el Rectorado que alegasen que adaptar los criterios de evaluación debido a su hipoacusia severa "supondría una discriminación respecto a los demás que cursan esta disciplina". Fue en el curso 2001/2002 cuando los profesores del Departamento de Enfermería le comunicaron que su sordera era un escollo "insalvable" para cursar sus estudios.

Tras la sentencia la universidad se comprometió a buscar una "fórmula" que, con la "mayor sensibilidad posible" permita "alcanzar un acuerdo entre ambas partes". Sin embargo, el rector, Pedro Molina, en una resolución de respuesta al fallo, mantiene que si bien las materias se adaptarán por "imperativo legal", no se podrá hacer en el plazo fijado por el juez.

El Alto Tribunal andaluz, que reprocha la actitud "desidiosa y abúlica" de la institución, asegura en su fallo que, al negarse a adaptar las materias, la Universidad de Almería incurrió en una "injusta exclusión" y frenó la "efectiva integración" de una persona con discapacidad.

Según la argumentación seguida por el TSJA, el tribunal señala en su sentencia sobre este caso que si la universidad no tuvo en cuenta la hipoacusia (una disminución del nivel de audición por debajo de lo normal) en el momento de la admisión, "no puede, tras crear unas fundadas expectativas, frustrarlas después de varios años de carrera".

El fallo, contra el que no cabe recurso, establece que la institución académica almeriense debe adaptar la parte práctica de Enfermería Materno-Infantil y Enfermería Médico-Quirúrgica I a la discapacidad que padece María del Mar Granados "proveyendo lo necesario para tal fin, tanto en aspectos académicos y administrativos, como en los materiales y de equipamiento". Las prácticas de estas dos materias se realizan en las instalaciones de un hospital.

La universidad deberá también "adaptar los criterios de evaluación, formatos de examen y estrategías" aunque matiza que las modificaciones técnicas necesarias en un hospital "no son de su competencia".

La universidad expresó "el respeto más absoluto" a la decisión y aseguró que la fórmula para la adaptación de la asignatura no será "óbice" para que desde la institución "se adopten otro tipo de medidas", si bien no las especificó.

  • 1