miércoles, 12 diciembre 2018
02:42
, última actualización
Local

El turismo no crea empleo pese al aumento de viajeros y estancias

Las contrataciones del sector durante abril y mayo, que constituyen la temporada alta en Sevilla, bajaron respecto a 2011.

el 17 jun 2012 / 18:55 h.

TAGS:

El sector turístico siempre ha tenido un peso crucial en la economía andaluza en general (supone el 12% del Producto Interior Bruto) y sevillana en particular, pero en plena crisis y con la construcción paralizada, es visto como tabla de salvación para "mantener a flote la nave", en palabras del propio consejero del ramo, Rafael Rodríguez. Para Sevilla, la temporada turística por excelencia no es el verano sino la primavera que está a punto de terminar. Año tras año abril y mayo son, junto con septiembre y octubre, los meses de más visitas y ocupación hotelera.

Y lo cierto es que este abril y mayo los datos reflejan que han venido más turistas que en el mismo periodo de 2011 y se registraron más pernoctaciones, pero ello no ha repercutido en el empleo. Muy al contrario, entre abril y mayo, el sector servicios, en el que el turismo es parte fundamental, registró 1.772 contrataciones menos que en los mismos meses del año pasado (169 menos en la capital). Solo los alojamientos hoteleros emplearon en abril a 172 personas menos que en el mismo mes de 2011 (18 menos en la capital, que aglutina 192 de los 337 hoteles disponibles), pese a haber más establecimientos y plazas abiertas y a que este año las dos principales fiestas de la capital, la Semana Santa y la Feria, se concentraron en ese mes. De hecho, la ciudad aborbió el 75% del turismo de la provincia y recibió 198.340 viajeros -8.847 más que en abril del año pasado- y registró 412.465 pernoctaciones -45.615 más-.

La estancia media fue ligeramente superior (2,08 días frente a 1,95) y el grado de ocupación se situó en el 71,84% frente al 65,45% de abril de 2011 (todos los indicadores superan también a los de mayo de 2011). Si en abril de 2011 abrieron 177 establecimientos con 18.435 plazas disponibles, este abril había 192 hoteles y 18.851 plazas. Sin embargo, hubo menos gente trabajando en el sector porque, según el secretario provincial de la Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de UGT, Manuel Algaba, "se han modificado las condiciones de trabajo, flexibilizando los horarios e incrementando mucho las horas extra para cubrir la mayor demanda".

El principal problema en los hoteles de la capital es la no contratación eventual de trabajadores para estos meses de temporada alta, pero según Algaba, en el área metropolitana también se ha destruido empleo ya que últimamente "han cerrado cuatro o cinco hoteles pequeños". La Asociación de Hoteles de Sevilla no tiene registrado este año ningún cierre pero su gerente, Santiago Padilla, admite que "las empresas hoteleras están sufriendo ajustes y en algunos casos se traducen en despidos".

"El turismo no es una isla, está pasando su crisis también, más evidente en este ejercicio", subraya. Hay un "desajuste entre la oferta y la demanda", especialmente por la caída del turismo nacional, y "se está trasladando sobre todo a los precios". Según una encuesta interna que la Asociación hace entre sus socios (186 hoteles de los que 162 se ubican en la capital), el precio medio de la habitación en mayo se situó en 64,7 euros, 13,4 euros menos que en mayo de 2011. En abril, con la Semana Santa y la Feria, fue más alto, 78,28 euros, 1,17 euros más que en el mismo mes de 2011. Esta encuesta también arroja algunos datos orientativos de ocupación según los cuales, en mayo -los datos del INE de este mes aún no han salido- los hoteles de la ciudad estuvieron al 70,68%.

El precio es hoy un factor determinante para elegir destino pero Sevilla compite con todo tipo de ofertas. "Los precios están ahora mismo en sálvese quien pueda", asegura Padilla. Pese a que los datos oficiales revelan un incremento de visitantes y estancias, el sector percibe que "la temporada alta ha sido la peor de los últimos años" y no servirá para compensar la baja, "que cada vez es más prolongada, y eso tiene consecuencia en la contratación". Tras el paréntesis del verano -mala época para el sector en Sevilla aunque el Ayuntamiento ha iniciado una campaña para que los turistas de las playas cercanas pasen por la ciudad-, septiembre y octubre vuelven a ser meses buenos, pero Padilla no confía en que salven el año porque esta segunda temporada alta "cada vez es más corta", puesto que no empieza hasta casi finales de septiembre y se corta con el puente del primero de noviembre.

El sector turístico no son solo los hoteles. La restauración y otros servicios constituyen una parte fundamental. De hecho, el presidente de los hosteleros de Sevilla, Pedro Sánchez Cuerda, reconoce que el sector vive actualmente de que "el turismo se está manteniendo" porque el sevillano "mantiene su estilo de vida" y en los bares no hay menos clientes, aunque reducen su gasto medio "eligiendo platos más baratos y menos cantidad". La facturación ha bajado entre un 15% y un 20% y la prueba de que es el turismo el que tira del sector es que "los que menos lo están notando son los negocios del casco histórico frente a los de los barrios periféricos". Hay cierres, despidos y menos contratos eventuales.

El resultado es que, a diferencia de lo ocurrido en Andalucía y en España, en Sevilla en mayo creció el paro. La provincia terminó con 244.670 desempleados, 772 más que en abril, la mayoría imputables a la capital. Se realizaron 69.871 contrataciones (23.068 en la capital), el 55% en servicios (38.448 en toda la provincia de los que 19.054 corresponden a la capital), pero fueron menos que en mayo del año pasado, al igual que en abril. El turismo no ha tirado del empleo en sus meses clave.

  • 1