Economía

El turismo y la imagen del país se resienten

El sector estima que se han dejado de ingresar 250 millones de euros.

el 04 dic 2010 / 21:43 h.

Varias cámaras instaladas ayer en Barajas frente a los mostradores de facturación.

El sector turístico español dejará de ingresar unos 250 millones por el cierre del espacio aéreo español. Según el presidente de la patronal de agencias de viajes Aedave, José Manuel Maciñeiras, la cifra se refiere a lo que dejarán de facturar las empresas turísticas en concepto de alojamiento, hostelería o transporte dado que el número de afectados ronda las 600.000 personas.

El Puente de la Constitución, uno de los más importantes para el turismo español aunque no se preveía muy espectacular en cuanto a salidas a destinos de larga distancia, se ha complicado aún más, señaló Maciñeiras.

Habrá que sumar asimismo el coste que le supondrá al país este colapso aéreo, dado que muchas compañías aéreas internacionales han tenido que reprogramar sus vuelos o esquivar el espacio aéreo español.

La crisis no sólo afectó al español que salía, sino también al extranjero que entraba, por lo que se podrán producir importantes pérdidas en destinos como Canarias o Baleares, agregó.

De hecho, unos 20.000 británicos se vieron afectados por el cierre del espacio aéreo español, según los medios británicos. Mientras que Francia mantenía cerca de un centenar de vuelos y más de 8.000 pasajeros bloqueados en sus aeropuertos.

Por otro lado, Maciñeiras advirtió de que la recuperación del dinero pagado por sus vacaciones por parte de los afectados será "un calvario", porque las reclamaciones serán complicadas, al tener que hacerlas por vía judicial, salvo que algunos operadores de motu propio decidan devolver los importes cobrados.

El secretario general de Turismo, Joan Mesquida, consideró que la actuación de los controladores es un golpe "durísimo" para el turismo.
Mesquida indicó a Efe que los controladores "no han medido las consecuencias brutales que están provocando", originando pérdidas millonarias a las compañías aéreas, a las cadenas hoteleras y, además, "jugando con la ilusión de quienes se iban de vacaciones".

Está claro, dijo, que "va a existir un antes y un después", y que el Gobierno "debe" y seguro que "va a ser" muy contundente.

La patronal empresarial CEOE y la Confederación Española de Hoteles calificaron la actuación del colectivo de "irresponsable e intolerable".

El sector abundó en la mala imagen proyectada por el país. La declaración del estado de alarma ocupó lugares destacados en las ediciones digitales de los medios internacionales, en los que se resaltó la "caótica" situación en los aeropuertos del país.

  • 1