jueves, 25 abril 2019
12:12
, última actualización
Local

El último abrazo del pueblo

Cientos de vecinos escenifican su dolor con aplausos al fallecido alcalde de La Algaba

el 06 jun 2011 / 13:33 h.

TAGS:

Un fuerte aplauso rompió el silencio cuando decenas de coronas de flores tomaron la repleta plaza de España de La Algaba. En un pueblo tan fragmentado políticamente en los últimos nueve años, cientos de algabeños decidieron, por un día, desprenderse de los colores de su partido y unirse al dolor por la muerte de un joven que llegó de puntillas a la Alcaldía hace dos años y que hace sólo dos semanas logró el apoyo mayoritario de su pueblo a pesar de las zancadillas que le ponía una grave enfermedad que le mantuvo en jaque durante los últimos cuatro años de su vida. 

Todos relataban esa noche del 22 de mayo, cuando el alcalde algabeño, Marcos  Agüera García (PSOE), fallecido el domingo, se asomó al balcón del Consistorio festejando su triunfo y tratando de disimular la fatiga que le hizo estar varias ocasiones ingresado antes y después de la campaña. Pero, pese a ese tumor cerebral, anhelaba ser elegido alcalde por su pueblo, que no sólo contestó en las urnas, sino que abarrotó ayer la iglesia de la Virgen de las Nieves casi media hora antes de comenzar el funeral, que no dejó hueco a los políticos que se quedaron a la entrada del templo.

Cubierto por las banderas de Andalucía y La Algaba llegó el féretro con los restos mortales de Marcos, que fue portado en los últimos metros por sus familiares, entre ellos su primo y futuro alcalde, Diego Manuel Agüera. Pero el luto se inició mucho antes, en la plaza de abastos, que es donde comenzó un recorrido que venía precedido por una veintena de coronas de flores.

Ya en el interior de la iglesia, la misa no se salió de la liturgia, salvo excepciones, como la mención a su muerte "prematura" -tenía 36 años- o el recuerdo de cómo la romería regresó "seria y en oración" tras saltar la noticia. La misa no obvió cómo IU y PSOE han empozoñado la vida política local. "La vida no puede ser un campo de batalla", dijo el párroco, que añadió que Marcos estará en la memoria de todos y "en las obras que ha culminado".

Al sepelio asistió la cúpula socialista provincial, encabezada por su secretario del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera; el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos; la delegada de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar el subdelegado del Gobierno, Faustino Valdés; y la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, amiga personal de Marcos. También fueron los presidentes de los jóvenes empresarios a nivel estatal, David Alba; y sevillano, Mónica Moreno; y los alcaldes de La Rinconada, San Juan de Aznalfarache, Camas, Los Palacios, Guillena, Estepa, Palomares del Río, Salteras, Santiponce, Castilleja de la Cuesta, Guillena, Benacazón, El Pedroso o Aznalcázar, entre otros.

 

  • 1